www.mallorcadiario.com

Mitra Solideo y Báculo

Por Ferran Martínez
martes 13 de septiembre de 2016, 02:00h

La verdad Monseñor Salinas que el sábado no le aplaudí ni a la tercera. Lo siento, otra vez será. No estuve en la Catedral, de haber estado, tampoco le hubiese aplaudido, ni a usted, ni a sus acompañantes de siempre, porque creo que la celebración no daba más que para pedir perdón unos otros, darnos la paz y sin más dilación ni poses ni más explicaciones, salir a cambiarse haciendo mutis por el foro. Confieso, que como oveja descarriada que soy, estuve entretenido por el lugar mirando a las palomas y preguntándome si realmente el Espíritu anida en la azotea de la “Seu” o por sus alrededores. Me temo que los de siempre las mantienen fuera para que no estorben.

Organizar una Misa de acción de gracias, con aplausos, vivas, pancartas y lloros de plañideras varias, es más propio de un espectáculo que de una sencilla ceremonia en la que se pide perdón o disculpas y se agradecen los servicios prestados. Sólo faltó una pancarta con el eslogan “Salinas quédate”.

En mi opinión se llega tarde y mal, hubo mejores momentos para dejar el sillón y no esperar a que tenga que ser el Vaticano quien ordene el súbito cambio de residencia.

Acabada la ceremonia de despedida, Monseñor Taltavull, recogía la Mitra Solideo y Báculo que acababa de dejar Monseñor Salinas. Reunió al grupo de Consultores y les comunicó que Roma le había enviado. Para ello no fue necesarios convocar a los fieles palmeros ni confeccionar pancartas ni mayores explicaciones.

Y, en todo esto me surgen una serie de preguntas. Sólo haré una: ¿Dónde queda “Sonia”?

Ha llegado un nuevo Prelado a Mallorca, por lo menos es menorquín, y llega para quedarse un cierto tiempo o para consensuar un nuevo Obispo, que muchos creemos que debería ser Mallorquín, aunque la historia nos demuestra, que el Obispo escogido o señalado por el Espíritu casi siempre es Valenciano. Esperemos que esto cambie y soplen nuevos vientos.

En el Clero de Mallorca hay suficientes aspirantes que pueden llegar a la Prelatura. Los hay que siempre han estado, están y seguirán estando -va escrito en su A.D.N. y en su historial- en los puestos relevantes y destacados, aprendieron desde muy jóvenes y les quedó la marca.

Existen otros, menos visibles, pero con igual capacidad que los otros, más próximos al pueblo cristiano, personajes que cuando escriben o hablan se les entiende porque viven el Evangelio y lo demuestran con sus obras. No son muchos la verdad, pero son justos. Deberían ser tenidos en cuenta a la hora de elegir candidatos.

Suerte Don Sebastián, vigile a unos y a otros, no se fie porque no todo es trigo limpio y hay que andar con cuidado con los malabaristas del disfraz y la hipocresía. Sin ir más lejos mire lo que le ha pasado a Don Javier pese a los aplausos y al fiel acompañamiento de los de siempre. (Ojo con ciertos acólitos que seguramente le adularán y serán los mejores narradores y comentaristas el día de su Misa Pontifical), no son de fiar.

Tras la inspección fraternal, puede que la paloma que anda siempre en los tejados, se decida a entrar, pero para que se produzca esta gracia, debemos abrirle puertas y ventanas, preparar el camino para que sople el Espíritu.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios