www.mallorcadiario.com

Segunda fila

viernes 04 de noviembre de 2016, 01:00h
De nuevo, ningún político balear ha merecido la confianza de Mariano Rajoy para asumir cartera alguna en el flamante gobierno estatal. Y es que pesamos lo que pesamos y, a derecha e izquierda, nuestra contribución a la española política es juzgada como irrelevante desde las atalayas madrileñas.

La buena noticia es que, al menos, el presidente no ha resucitado el cadáver político de José Ramón Bauzá, lo que no es poco alivio para las huestes populares de las islas. Eso sí, teóricamente todavía podría ser nombrado secretario de estado, es decir, cargo de segunda fila, de esos que el pueblo soberano no acostumbra a conocer ni nombre, ni rostro. Ya se verá, aunque esta última posibilidad es no solo aplicable al caso del boticario, sino también al de los demás políticos baleares supuestamente ministrables según los distintos medios que se han atrevido con los vaticinios estos pasados días.

En cualquier caso, no toda la responsabilidad de ignorar a los baleares para la alta responsabilidad ministerial debe recaer en Rajoy. La evolución de la política de nuestra comunidad desde 2007 es un cúmulo de despropósitos que ha minado la credibilidad y el liderazgo de la práctica totalidad de las formaciones. Por tanto, si queremos abandonar esa segunda fila y entrar de pleno en la política con mayúsculas, es urgente una renovación profunda de las viejas y carcomidas estructuras partidistas en las islas, en especial de PP y PSOE, dando cancha a nuevos valores y propiciando un relevo que la ciudadanía pide a gritos desde hace años, sin demasiado éxito, por cierto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios