www.mallorcadiario.com

Que vienen de Oriente

Por Ferran Martínez
martes 03 de enero de 2017, 02:00h
Hemos celebrado la noche vieja y seguimos con vida y ganas de recibir a los Reyes Magos. Contentos y dando gracias de poder vivir en una Isla, que no conoce el horror de los violentos islamistas. No ocurre así en otros lugares, donde no les dejan celebrar la fiesta en paz y matan y mutilan al que se atreve a no ser como ellos. Ver Estambul por ejemplo.

De todas formas, no me negarán ustedes, que llega a joder un poco -con perdón- o un mucho, que tengamos que tragar las uvas mirando de reojo si viene un camión o si entra un tipo con mochila negra. Al lado, cientos de policías armados hasta los dientes para salvaguardarnos la fiesta y la posible agresión, no sea cosa que cualquier disfraz de payaso o Papa Noel esconda un ser maligno. Todas estas medidas de seguridad, que se han tenido que tomar en grandes ciudades, irritan a más de uno. Lo de Madrid, tener que instalar jardines antiterroristas, entre otras medidas, por si acaso algún lobo solitario se ha colado en casa y le da por hacerse el yihadista en nuestra Noche Vieja, es de fábula. Pero la realidad es así y no hay que esperar a que nos hagan una demostración.

Sé que no es políticamente correcto hablar de todo esto y, menos aquí, “Isla de la Calma”, tierra de acogida de millones de turistas y de más gente. Es que dentro de... unos años, tendremos que ir a la plaza de “Cor” o al “Born” a celebrar las campanadas con armadura o blindados de arriba abajo, por si las moscas, por si se cabrean el día de Nochevieja o la Noche de Reyes o porque celebramos la Misa del Gallo. Lo peor es que los tenemos instalados y armados en casa, como demuestran las últimas detenciones en Madrid. Muchos han nacido aquí y otros son tan españoles como “Manolo el del bombo”. De esta forma, pueden jugar al gato y al ratón sin mayores interferencias. Así en Madrid o Barcelona, han tenido que poner a cubierto a la gente a la hora de celebrar las uvas y dentro de unos días, La Cabalgata de los Reyes Magos, que por cierto, vienen de oriente, pero da lo mismo; hace dos días, Santa Claus, llegó del frio hasta Estambul, para asesinar a 39 personas, por el hecho de que a estos infieles, se les había ocurrido celebrar la llegada del nuevo año en una discoteca. Vengan de donde vengan, van ganando terreno, aunque de entrada se tapen con un tupido velo, se están introduciendo, viven y duermen aquí y si les dejamos se impondrán. Por si acaso, habrá que dormir con un ojo abierto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios