www.mallorcadiario.com

La negociación da sus frutos

Por Joan Miquel Perpinyà
martes 07 de febrero de 2017, 05:00h

Soy un firme y entusiasta defensor de la concertación social, porque aunque pueda parecer lo contrario, su ausencia nos aboca al conflicto laboral, lo que nunca es bueno para nadie. Más vale un mal acuerdo que un buen pleito y la falta de entendimiento entre empresarios y trabajadores va en perjuicio de su peculiar e inevitable relación, lo que a menudo acaba por perjudicar a los clientes y usuarios. Desde este punto de vista, me alegro de que patronales del comercio hayan llegado a un acuerdo con los representantes de los trabajadores para renovar el convenio del sector. Pese a que las posiciones de partida estaban muy alejadas y hubo momentos de tensión, naturales en toda negociación de este calibre y alcance, se ha llegado a buen puerto gracias a la responsabilidad de todos los actores implicados, lo cual desmiente la teoría de que cada cual mira por lo suyo de forma egoísta.

En los últimos años, mientras la crisis ha marcado los límites del terreno de juego e incluso las mismas normas, los trabajadores han soportado condiciones laborales muy duras. Pero ahora que todo indica que la crisis ha quedado atrás y que los comerciantes vuelven a hacer negocio, es de justicia que los empleados recuperen su bienestar, que además siempre redunda en la buena marcha del negocio, porque si ellos están bien tratados y valorados, venden más, que es de lo que se trata en este campo. Y además, que tengan dos días libres a la semana y un aumento salarial acorde con la recuperación del consumo interno y de las ventas, es lo razonable. Ahora solo falta que otros sectores económicos que van viento en popa, sigan la estela del comercio y suban los sueldos.

La riqueza debe distribuirse mejor y para ello, se hace necesario revisar aquellos aspectos de la reforma laboral que debilitaron la negociación colectiva para fortalecer la posición de los empresarios, con el objetivo de revertir la situación de destrucción de empleo y favorecer la creación de puestos de trabajo. Ahora la prioridad debe ser mejorar en lo posible y razonablemente las condiciones de los empleos que se crean y sobre todo, la capacidad adquisitiva de los trabajadores, para reducir las desigualdades. Hay que acabar con los empleados que, pese a tener trabajo, necesitan la ayuda de los servicios sociales y/o de las entidades benéficas para costear sus necesidades básicas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios