www.mallorcadiario.com

Soñar con Son Dureta

martes 28 de febrero de 2017, 03:00h

El Govern de les Illes Balears tiene grandes planes para el viejo complejo sanitario de Son Dureta. La presidenta Francina Armengol y el vicepresident Biel Barceló, junto a las conselleras Patricia Gómez y Fina Santiago, presentaron el proyecto de remodelación que hará del viejo hospital un centro integral de pacientes con enfermedades crónicas y de atención a la dependencia. Explicaron que se trata de un proyecto a largo plazo, que habrá de ejecutarse por fases y que costará unos 119 millones de euros, pues habrá que demoler todos los edificios del complejo excepto del edificio principal y más grande, para edificar dos nuevos edificios.

Lo cierto es que el papel todo lo soporta y la fotografía que el Ejecutivo facilitó donde se observa cómo quedaría el complejo una vez terminado es precioso e impecable. Pero todo el mundo sabe que una cosa son los planes y los proyectos y otra muy distinta la realidad. Dado que es evidente que se trata de un proyecto a largo plazo y que se prolongará varias legislaturas, lo más adecuado hubiera sido consensuar el proyecto con las fuerzas políticas del Parlament, de forma que todas ellas o la mayor parte se implicaran en un proyecto que sería beneficioso para los ciudadanos de Mallorca, pero que chocará con multitud de problemas hasta llegar a ser una realidad.

Es evidente que Balears en general y Mallorca en particular presenta un déficit de camas para atención a enfermos crónicos y a dependientes, y que la transformación de Son Dureta solucionaría este problema, pero no es menos cierto que la inversión es muy importante y que obligará a consignar una partida presupuestaria notable para su ejecución. Y aquí es donde se echa de menos una mayor concreción, porque la ciudadanía ya no acepta los planes sin más, sino que se pregunta cómo se va a pagar una remodelación que supondrá, de hacer realidad, un cambio drástico en el panorama sociosanitario de la isla.

Compartir en Meneame