www.mallorcadiario.com

Medicamentos que son un fraude

jueves 13 de abril de 2017, 05:59h

Tras el escándalo generado por la detención de dos catedráticos de la UIB, acusados de fraude en la venta de un medicamento contra el cáncer, la medida adoptada por la Universitat de suspender cautelarmente a los dos profesores es de todo punto procedente, pues sería absurdo mirar hacia otro lado y obviar las acusaciones que pesan sobre los docentes.

La investigación del asunto está en su fase inicial y la presunción de inocencia es algo que no puede desbaratar sino una sentencia judicial, pero la medida cautelar de apartar a los dos catedráticos en quienes recae la mayor sospecha, es un actuación cautelar que goza de la proporcionalidad requerida en estos casos, pues hay un bien jurídico superior a proteger, que es el prestigio de la UIB y la ejemplaridad de los docentes, que en este caso es obvio que no se respeta.

No procede pronunciarse sobre los hechos que han salido a la luz porque la Justicia los está investigando. Pero cabe preguntarse sobre los casos en que enfermos de cáncer se han visto involucrados en la obtención de fondos que teóricamente habían de sufragar terapias costosísimas. Los datos que se van conociendo debilitan los tratamientos milagrosos y hace dudar a la ciudadanía sobre los tratamientos experimentales que nadie sabe muy bien en qué consisten. En cualquier sería deleznable que alguien haya podido aprovecharse de la desesperación de un enfermo cáncer para enriquecerse vendiendo fármacos sin ninguna utilidad, como parece que habría suecedido en el caso que nos ocupa.

Compartir en Meneame