www.mallorcadiario.com

Els moros venen i mos hem d’anar

Por Francesca Jaume
lunes 17 de julio de 2017, 02:00h
La pervivencia de las corridas de toros como “fiesta nacional” aviva el debate sobre si la tradicionalidad de un hecho es motivo suficiente para éste que perdure. Aunque hoy no me quiero referir al maltrato animal.

Este mismo año, cuando se aproximaban las celebraciones de Sant Antoni i los foguerons, surgió la iniciativa de reclamar que las glosses que se cantasen en torno a las torrades no tuvieran contenido sexista. Ahí muchos nos preguntamos que qué sería de las ximbombadas si les quitáramos las glosses picantes, evidentemente perderían la parte más importante de su chispa. Sin embargo, el debate está allí entre los que señalan que la violencia de género no disminuirá hasta que no se erradiquen estas manifestaciones de menosprecio, y quienes dicen que hay que saber relativizar y contextualizar las cosas.

A propósito de la letra de una jota mallorquina me surgió nuevamente la pregunta de si todas las manifestaciones de cultura popular y tradicional deben de ser adaptadas (o eliminadas) concorde a lo que ahora consideramos políticamente correcto. La conocida letra en cuestión reza:

Sortiu atlotetes
Sortiu a ballar
Perquè els moros venen
I “mos” hem d’anar.

El origen de esta letra está en el recuerdo de cuando tropas sarraínas realizaban incursiones en las localidades costeras de Mallorca -y que hoy en día se celebran bajo la forma de Moros i Cristians- y aprovechaban la situación para saciar su sed libidinosa violando a mujeres nativas. Cabe aclarar que el binomio botín más violación siempre ha sido habitual en todo tipo de campañas de conquista. Es por ello que se daba aviso a las mozas para que se escondieran de quienes podrían intentar violarlas.

Llegados a este punto, y en el contexto habitual en que nos encontramos en que en muchos colegios un porcentaje más que considerable de alumnos son de procedencia magrebí y de credo islámico, ¿Es de recibo el canto de esta letra? Personalmente defiendo que sí, y lo hago porque entiendo y conozco el contexto que describe y que qué circunstancia concreta alude.

¿Donde está el problema? En dos puntos, el más evidente es el uso de la palabra “moros”, que es cómo se ha denominado popularmente en Mallorca desde tiempos de la conquista a todo aquel seguidor de Mahoma y el segundo, en que no todas las personas saben a qué hechos concretos se refiere esta letra.

Si tenemos que tamizar todas las letras de las canciones populares para que sean políticamente correctas corremos dos grandes riesgos: que se pierda un acerbo cultural grandioso y que éstas dejen de ser expresión del sentimiento popular ante todas las circunstancias vitales, puesto que no sólo de amor tiene que vivir la cultura popular.
Muchísimas manifestaciones históricas (y no sólo de cultura popular) han sido eliminadas a lo largo de los tiempos por ser consideradas poco acordes con el sentimiento popular o con una parte de él. Ahora nos lamentamos de que la Palma romana esté bajo tierra o que de la dominación musulmana sólo nos quede los Baños Árabes y las acequias. Vamos por el mismo camino.

A partir de ahí, juzguen ustedes mismos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios