www.mallorcadiario.com

Un inquero vestido de ikurriño monta Més per Espanya

Por Eduardo de la Fuente
domingo 23 de julio de 2017, 02:00h

De verdad que no tengo fijación alguna con Francisco Franco, se lo aseguro. Sucede que no hay artículo en el que me pueda librar de él. No sé quién es, pero seguro que existe, debe existir. Me refiero al community manager de Franco. Es el tío que más curra en España. Consigue día tras día que el Caudillo cope titulares y sea trending topic en las redes sociales, aún cuando la palmó ya hace más de cuarenta años. Esta semana y ya van 81 años— hemos vuelto a tener un 18 de julio, el oneroso día del Alzamiento y de la cojonuda paga extraordinaria de verano, eso para que veamos que las cosas buenas y las malas pueden ir de la mano. El community manager se ha empleado a fondo porque el del Ferrol lo ha vuelto a petar. Con un publicista así, Pedro Sánchez llega a emperador de Bizancio sin moción de censura, ni coletas moradas, ni susanas de esas que ladran en Sevilla y al final se quedan en Despeñaperros.

No parece casual que se eligiera la fecha del 18J para darle la patada al monolito de Sa Feixina. Antes de la votación del Consell para decidir la protección del monolito ya se sabía el resultado: ni de coña. Me pregunto para qué tanta votación, tanto informe y tanta mandanga si al final resulta que tirarlo o no es una cuestión política. Menuda forma de perder el tiempo, que le metan dinamita ya, que lo reduzcan a gravilla y lo utilicen para asentar el firme del desdoblamiento de Campos. Aunque bueno, la cosa anda por Fiscalía y yo siempre he dicho que en los juzgados uno sabe como entra, pero nunca como sale...

El pasado martes se aprobó la Ley de Alquiler Vacacional, una ley con más parches que la cara de Nikole Kidman. Lo que sucede es que la Nicolasa está bien operada y a los del Gobierno les ha salido el monstruo de Sánchezstein, tal cual: pequeñito, feo y mal hecho. Reconoce Biel Barceló que le ha salido un truño y por ello se ha impuesto el castigo de no irse de vacaciones hasta que no arregle el pollo que ha montado. Le ha faltado ponerse de cara a la pared con el capirote en la testa mientras Laura Camargo vestida de profesora de la posguerra, a medio camino de dominatriz y Fräulein Rottenmeier, prepara la regla para darle una buena ración de disciplina inglesa en las nalgas, que ya le tocará a Jarabo, ya...

Confieso que el martes pensaba que mis años de experiencia en esto de hacer noticias no habían servido de nada porque no conseguía aclararme. Lo reconozco: no me enteraba de un torrao. Al día siguiente ya me tranquilicé al constatar que ni Biel Barceló ni sus coleguis del Gobierno balear sabían exactamente qué se había votado y qué se había aprobado. No soy el único cortito. Les ha salido un churro-galimatías que parece escrito en sánscrito y que no lo entiende ni Isaac Asimov. Yo ya no sé si España es un estado plurifamiliar, si no se pueden alquilar viviendas plurinacionales, si Palma es para quien la visita, si los que la habitan son especuladores, si Sa Feixina es un hotel sin licencia o si Alberto Jarabo alquila hamacas en Punta Ballena porque da más pasta que su casa de Marina de Son Serra. ¡Vaya lío! En la oposición no saben ni por donde atacar. Los del Gobierno y sus medio compis de Podemos no necesitan enemigos. Lo gracioso es que no contento con liarla, va Jarabo y cuenta por los medios que Podemos entrará en el Gobierno antes de octubre. Y nuestra Francina Armengol — que por una vez no ríe— le responde que deje de fliparlo, que no le deja entrar ni en Marineland. Entiendo a la presidenta. A los de Podemos no me los llevaba ni de excursión a la fábrica de Quely en Inca como hacían conmigo de pequeñín. Tienen más peligro que Keith Richards en Proyecto Hombre. De verdad, una historia así no la pare ni Truman Capote.

La estrella de la semana es Antonio Rodríguez Mir, hombre de Més per Mallorca y regidor de Cultura del Ayuntamiento de Inca. ¡Qué tío más grande, es mi nuevo ídolo! Resulta que en Inca son muy antitaurinos, al menos los que gobiernan. Por eso se montan un encierro popular con toros hinchables, pasacalles y mucho cachondeo y buen rollo animalista. Por lo visto al bueno de Antonio tal cosa no le satisface por lo que se ha ido a hacer el ikurriño a Pamplona. Se larga a los sanfermines y se hace fotos vestido de blanco y con el pañuelico rojo y todo. La putada —para él sin duda lo es — es que las fotografías cayeron en nuestras manos y acabaron publicadas en mallorcadiario.com. A ver, Antonio, me dirijo a ti: te hemos sacado del armario a las bravas, como los toros que has ido a ver a Pamplona. Asúmelo, te gustan las fiestas taurinas, te pirras por comer torreznos, montaditos de morcilla, rabo de toro, callos, ventresca de bonito y todas esas maravillas de origen animal que encontramos en los bares de tapas y que repugnan a los veganos. Yo, es que me como un torrezno, se me ponen los ojos en blanco y me siento levitar. A lo mejor, hasta te sientes español. Sé que es difícil reconocer lo que uno es, ir a contracorriente y enfrentarse a lo establecido. Sal del armario, te tiendo la mano. Te invitaré a un buen chuletón en Los Timbales, mi taberna taurina favorita de Madrid. Sí, Madrid, ya verás como también te gusta. Comprobarás lo bien te sientes cuando te pongas un jersey de pico sobre los hombros, te engomines el pelo y pises la Gran Vía con tus mocasines Lotusse. Si quieres te puedo presentar a algunos chicos de Nuevas Generaciones del PP para que te acompañen en tu transformación y te ayuden a liberarte de los convencionalismos y estereotipos que esta maldita sociedad nos impone desde la cuna. Supongo que será así, que eso es lo que quieres, pues de lo contrario —y te lo digo con todo el cariño del mundo— no entiendo qué cojones hacías en Pamplona. ¿Sales del armario o quieres prohibir en Mallorca lo que está bien en Navarra? Venga, hombre, sal del armario, que lo de disfrazarse de españolito es más divertido que hacerse el ikurriño. Además, en la lista de franquicias de tu partido nos falta un Més per Espanya.

Cada semana tiene su noticia friqui, y esta es de las que deja apenados a muchos. Ha fallecido George A. Romero, el creador de la mitología zombi moderna. Tras La noche de los muertos vivientes, no hay película, serie de televisión, tebeo o libro de zombis que no esté en deuda con él. Podríamos ponernos ahora a discutir si son zombis o infectados —la versión friqui de los galgos y los podencos —, si The walking dead se vino abajo cuando echaron al director Frank Darabont, o si Brad Pitt merece una paliza y volverse a casar con la rarita de Angelina Jolie por mancillar el buen nombre de Max Brooks... Pero esas son otras historias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios