www.mallorcadiario.com
Claves para cerrar una cuenta bancaria

Claves para cerrar una cuenta bancaria

jueves 17 de agosto de 2017, 10:46h

De acuerdo, has decidido cerrar tu cuenta bancaria. Quizá has encontrado una entidad que te ofrece mejores condiciones, quizá tenías una cuenta compartida con tu pareja o puede que la estuvieras utilizando para una función que ya no tiene sentido.

Sea cual sea tu caso, lo importante es que realices este procedimiento siguiendo una serie de claves que te ahorrarán disgustos en el futuro y garanticen que todo vaya como la seda.

Asegúrate de disponer de otra cuenta bancaria

Si tienes intención de cancelar tu cuenta corriente principal, en la cual tienes domiciliada la nómina, los recibos y con la que realizas la operativa financiera habitual, es imprescindible que dispongas de otra cuenta a la que trasladar esa funcionalidad.

De lo contrario, podrías tener algún que otro problema en el lapso de tiempo que transcurra entre el cierre de tu antigua cuenta y la apertura de la nueva. Además, como veremos en seguida, tener la nueva cuenta ya abierta te facilitará mucho los trámites de traslado de recibos y demás.

Si aún no has elegido una nueva cuenta para abrir, te recomendamos que eches un vistazo al comparador de cuentas de Busconómico, en el que tienes información de todas las que puedes encontrar y podrás decidirte más fácilmente.

Comprueba las condiciones de cancelación en el contrato

Por regla general, las entidades bancarias no aplican ninguna comisión como consecuencia de la cancelación de la cuenta. Sin embargo, no está demás asegurarse.

Por otro lado, recuerda que puedes haber adquirido algún compromiso de permanencia. Esto es muy frecuente como consecuencia de la recepción de regalos o retribuciones económicas tras la domiciliación de la nómina, la apertura de un depósito, la contratación de un fondo de inversión o la participación en algún tipo de campaña de captación de clientes.

Por ejemplo, la cuenta nómina de Bankinter ofrece una atractiva remuneración durante 24 meses, pero también exige la permanencia del cliente en la entidad durante ese plazo o la consiguiente pérdida de los mismos.

En el caso de CaixaBank, su cuenta nómina lleva aparejados diversos regalos a elegir como una televisor Samsung, un Smartphone LG o una cafetera Nespresso Krups. Sin embargo, deben cumplirse las condiciones de la cuenta durante 12 meses, y permanecer como cliente de la entidad durante un total de 4 años. Al caso de Abanca y sus regalos es muy similar, exigiendo una permanencia de 24 meses.

Cancela el resto de productos contratados

No olvides que la cancelación de la cuenta corriente suele llevar aparejada la del resto de productos contratados con la entidad, como los depósitos, fondos de inversión, cartera de valores, hipoteca, seguros, etc.

Si tu grado de vinculación con la entidad es muy elevado, es probable que tengas que meditar adecuadamente las molestias generadas y las penalizaciones que puedas sufrir. Por ejemplo, cuando tienes contratada una hipoteca, quizá no te quede más remedio que dejar abierta tu cuenta corriente hasta el vencimiento de la misma, o bien proceder a la subrogación, siempre y cuando esto resulte económicamente beneficioso para ti.

Cambia todas las domiciliaciones en cuenta y cargos recurrentes en las tarjetas

Si la cuenta que vas a cancelar es la de tu uso diario, seguro que tienes domiciliados múltiples recibos y el ingreso de la nómina.

También es posible que tu tarjeta tenga vinculado algún gasto recurrente, algo relativamente habitual en la contratación de servicios a través de Internet.

Si ése es tu caso, debes asegurarte de que todas esas domiciliaciones y gastos recurrentes son transferidos a tu nueva cuenta y las tarjetas que se emitan con ella.

Para ello, tendrás que informar a los correspondientes suministradores de servicio del cambio y facilitarles los datos oportunos.

Afortunadamente, muchas entidades ofrecen a sus clientes la posibilidad de ocuparse de estos trámites. Tan sólo hay que facilitarles una copia de los recibos que se desean cambiar.

Cancela y trasladas las transferencias periódicas

Igualmente, no olvides cancelar todas aquellas transferencias que tengas programadas en tu cuenta corriente y trasladarlas a la nueva cuenta, si ése es el caso.

Puede que emitas nóminas a tus empleados y tengas una asignación para tus hijos o algún pariente cercano. Sea cual sea el caso, déjalo todo listo antes de cancelar la cuenta.

Retira todo el saldo en la cuenta

Obviamente, si vas a cancelar la cuenta no te quedará otro remedio que proceder a la retirada del saldo que esté depositado en ella.

En el caso de que el importe sea muy elevado, lo más recomendable es que ordenes una transferencia a otra cuenta de la que seas titular. Si tu antiguo banco te va a cobrar una comisión por ello, lo que te sugerimos es que acudas a tu nueva entidad y les indiques que quieres que ellos se ocupen de solicitar el dinero y depositarlo en tu cuenta mediante SEPA. De esa forma, te saldrá gratis.

Jamás dejes una cuenta abandonada, cancélala

A menudo, la dejadez hace que muchos consumidores se limiten a retirar todo el efectivo de su cuenta sin llegar a cancelarla. Sencillamente, abandonan su cuenta vacía de efectivo.

Se trata de una mala práctica que puede tener graves consecuencias. El hecho de que una cuenta carezca de fondos o haya sido abandonada por su titular no exime de responsabilidad a éste. Puede que, pasado el tiempo, el banco califique dicha cuenta como “inactiva”; sin embargo, seguirá legitimado para cobrarle las correspondientes comisiones que se hayan establecido contractualmente.

Con frecuencia, dejar de ingresar la nómina o los recibos, o bien no disponer de un saldo mínimo lleva atribuidas comisiones de mantenimiento que irán acumulándose.

Esto puede suponer que la cuenta quede en descubierto; es decir, en saldo negativo. Esta situación lleva acarreado el pago de una elevada comisión y los correspondientes intereses.

Se trata de un escenario que debes evitar a toda costa. Para ello, te recomendamos lo siguiente.

Solicita un certificado de la cancelación de la cuenta

Con este justificante, tendrás la seguridad de que tu cuenta ha sido cancelada y no existe opción alguna de que tu antigua entidad bancaria te aplique comisiones relacionadas con ella.

Por último, conviene señalar que, si tienes previsto cancelar tu cuenta para cambiarla por la de otro banco, infórmate de todas y cada una de las condiciones que debes cumplir en la nueva entidad. Evita apresurar las cosas. Lo último que quieres es descubrir que tu nueva cuenta no era lo que parecía pero ya has cancelado la antigua.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios