www.mallorcadiario.com
'La Xylella es un incendio silencioso, una barbaridad de árboles mueren cada día'
Ampliar

"La Xylella es un incendio silencioso, una barbaridad de árboles mueren cada día"

sábado 02 de septiembre de 2017, 08:56h

La amenaza se conocía, los efectos comenzaron a notarse y ahora, el panorama es preocupante. El campo balear está en un punto de inflexión definitivo y el sector agrario exige medidas. "Necesitamos la ayuda de todos, desde la conselleria hasta el ciudadano", indica a mallorcadiario.com el presidente de Unió de Pagesos, Biel Torrens.

"La situación en estos momentos es verdaderamente complicada", afirma Torrens. Desde hace meses se informa del número de positivos en almedros, higueras -y ahora también viña- pero ha sido en el último mes cuando han saltado todas las alarmas. "En estas últimas semanas hemos constatados muchas zonas afectadas de las que no éramos conscientes", apunta. "Están desapareciendo una barbaridad de árboles cada día", advierte.

Torrens reconoce que el panorama empeora por la suma de otras enfermedades y la falta de medios de lucha. "No tenemos información de cómo se puede prevenir, qué variedades son resistentes a la enfermedad, qué sistema del cultivo es el más adecuado para evitar que se dé...", explica.

Por ello, pide un frente común de todo el sector, técnicos, conselleria y ciudadanos para encarar la plaga: exige información, investigación e inversión. "Necesitamos recuperar todos los árboles posibles pero también, saber qué variedades son resistentes a la enfermedad". En definitiva, sustituir unos por otros "casi tropicales".

Asimismo, el presidente de Unió de Pagesos pide colaboración ciudadana. "La Xylella es como un incendio silencioso: se están muriendo miles y miles de hectáreas y aquí no pasa nada si los pageses no lo denunciamos", lamenta. "El problema es invisible y no puede seguir así, es grave y se notará en todos los ámbitos: también en el turístico, con el paisaje".

¿Cómo se ha llegado hasta este punto? Torrens considera que es un cúmulo de circunstancias: en primer lugar, por la asociación de varias enfermedades y el estado de los árboles, debilitados tras varios años de intensa sequía. El cambio climático es fulminante. "Los árboles requieren de inviernos menos cálidos para hacer frente a la campaña siguiente, con estas temperaturas no se recuperan", sostiene.

¿Y responsabilidades? "La Xylella lleva años aquí. Si nos pusiésemos a buscar responsables, no acabaríamos", dice. "Ahora toca buscar soluciones, no apuntar con el dedo", concluye. Próximo martes, reunión de conselleria y sector.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

1 comentarios