www.mallorcadiario.com

Corresponsabilidad e irresponsabilidad

El pacte del todo incluido (govern y oposición) da muestras de su inviabilidad a los pocos días de reiniciado el curso político. A estos tíos de Podemos no hay quien les aguante, ni de derechas, ni de centro, ni siquiera de la izquierda más o menos seria. La ‘nueva’ política consiste, por lo visto, en ser desleal con tus socios de pacto y, en lugar de discutir con ellos los problemas en privado, airearlos para provocar su desgaste y tratar de arañarles media docena de votos.

Los socialistas del PSIB y el ala pesemera de Més están hasta la coronilla de la irresponsabilidad manifiesta de los podemitas y sus tácticas de botellón político. Pero, si tragan, por más que en privado manifiesten su contrariedad, serán corresponsables de una gestión sometida a los vaivenes y veleidades del iluminado de turno. Y no será que no se les haya advertido desde el inicio. PSIB y Més tuvieron en su mano la posibilidad de buscar un pacto con los centristas, pero las fantasías de un nuevo frente popular –tan inviable hoy como hace ochenta años- les nublaron el juicio y creyeron que, esta vez sí, la izquierda alternativa iba a dejar de hacer el indio para centrarse en tratar de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

En el Ajuntament de Palma, donde forman parte del equipo de gobierno, ya se está viendo cuáles son las prioridades políticas de los podemitas, que sorprendentemente han cautivado a sus socios, a los que muchos teníamos por más pragmáticos que dogmáticos: la eliminación del monumento a las víctimas de la guerra civil de Sa Feixina, la inocua declaración de Palma como ciudad antitaurina, la consagración de este folclore denominado ‘día sin coches’ en el centro de Ciutat como la panacea a nuestras dificultades de movilidad y otras cuestiones pintorescas varias, mientras muchos problemas del día a día siguen sin resolver.

Armengol tiene ahora una oportunidad de oro para demostrar que, por encima de las mayorías supuestamente estables –demostrado está que no son tales- está la coherencia y la dignidad que un partido político les debe a sus votantes y un gobierno a sus ciudadanos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios