www.mallorcadiario.com

El pacto imposible

Por Francesca Jaume

PSOE irá de la mano de Ciudadanos en las próximas negociaciones a la presidencia del Gobierno. Así se ha informado desde las filas socialistas después de que Pedro Sánchez se convirtiese en el primer candidato a la Moncloa que no consigue ser investido ni en primera ni en segunda votación.

Ante la evidencia de que ha sido su pacto con el partido de Albert Rivera lo que le ha alejado de los partidos nacionalistas y de los situados más a la izquierda, PSOE no rectifica sino que se reafirma en su posición.

La estrategia marcada hace semanas era clara a la par que arriesgada. Sabiendo que Ciudadanos se podía mover a la derecha y acercarse al PP, y que los otros partidos carecen de tal movilidad en este momento -los nacionalistas no pactarían ahora con Génova-, firmó un pacto con los naranjas para luego lanzar sobre Podemos y cía la responsabilidad de que Mariano Rajoy siga siendo presidente.

Esta táctica también ha estado marcada en que el PSOE -o al menos un sector muy influyente del mismo- no quiere arrastrar el supuesto lastre de pactar con lo que denominan “los separatistas catalanes” y que por tanto al dejar perder los 17 escaños de ERC y Democràcia i Llibertat, las cuentas no salen.

Alguien quizás también podrá decir que el PSOE ha actuado de esta manera porque no está en su interés el cambiar del todo el establishment de los poderes fácticos y económicos. Es una visión a tener en cuenta puesto que son muchos los factores que se tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones de tal calibre.

Pero volviendo a lo anterior, como se vio, Podemos, Compromís, PNB e IU-UP no sucumbieron a la presión del “Si o No” lanzada por Sánchez. Y aunque es verdad que estos partidos comparten con Ciudadanos el deseo de desalojar a Rajoy -que no el PP -de La Moncloa, unirlos a todos bajo un mismo pacto es intentar conseguir la cuadratura del círculo. Acercarse a C’s es alejar a muchos otros partidos.

En el plano identitario, Ciudadanos está incluso más a la derecha que el PP, lo que le aleja de partidos como PNB, Compromís, Podemos y por supuesto los descartados ERC y DIL. En el plano económico, C’s es un partido netamente liberal, con un programa muy trabajado por el reconocido y prestigioso economista Luis Garicano. Y la opción más opuesta a la liberal es el comunismo (o como lo queramos llamar).

Alberto Garzón, el político mejor valorado del panorama español, y que seguro llegaría más lejos si su partido no fuera Izquierda Unida o la LOREG fuera otra, lo explicó de manera que todos lo entendimos: no puede existir un gobierno en que sus políticas económicas sean liberales y la agenda social sea de izquierdas. Bueno, lo entendimos quienes le escuchamos, porque Pedro Sánchez lo despreció no mirándolo a la cara cuando estaba en la tribuna de oradores, gesto que, además de ser poco elegante, dice mucho (y malo) de alguien que busca un gran pacto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame