www.mallorcadiario.com

Patronal y sindicatos, bajo sospecha

El Govern Bauzá ha hecho público que las diferentes patronales y sindicatos mayoritarios de Baleares no han justificado un total de 3,87 millones de euros por las subvenciones recibidas para impartir cursos de formación. Según el Ejecutivo, que ha pedido "respeto" en la investigación, el grueso de los injustificados correspondería a CAEB y UGT, si bien hay cantidades importantes referidas a CCOO y a patronales de pequeños empresarios. Cabe pensar que el Govern tiene, en principio, indicios de posibles irregularidades, porque, de lo contrario, no habría dado tanta publicidad a sus pesquisas. En consecuencia, los más importantes agentes sociales del Archipiélago, que han mantenido la estabilidad y el equilibrio social durante las últimas décadas del desarrollo de la democracia y el autogobierno,  se encuentran ahora bajo sospecha. Sólo esta eventualidad ya es altamente preocupante, puesto que forman parte de los cimientos de la sociedad balear. Cabe esperar que estas organizaciones podrán justificar sus gastos formativos. Buena parte de estos fondos proceden de la Unión Europea y  el Govern está obligado a velar por el buen uso del dinero que recibían los agentes sociales. Pero también hay que tener presente que Baleares vivió tiempos de mucha alegría durante el "boom" económico y tal vez en los años posteriores en lo que se refiere  al funcionamiento de patronales y sindicatos, organizaciones tal vez no acostumbradas a llevar un control exacto y milimétrico de sus gastos. En otros tiempos los recursos parecían ilimitados, la vigilancia y las advertencias por parte del autogobierno prácticamente inexistentes  y tal vez hubo relajamiento a la hora de llevar las cuentas claras. No por mala fe, sino porque las cosas funcionaban desde la despreocupación y sin tanta necesidad de justificar de forma altamente pormenorizada los gastos, tal y como ocurre en la actualidad. Sería deseable que el problema de estos más de tres millones sin justificar se resuelva sin problemas importantes de por medio. A una sociedad como la balear, duramente castigada por la crisis, ja sólo le faltaría perder la confianza en patronales y sindicatos. Sería un golpe muy duro a la estabilidad de todos. Hasta aquí los elementos objetivos de esta cuestión. Pero a la ciudadanía no se le escapa un factor subjetivo de notable trascendencia: la batalla judicial entre el presidente José Ramón Bauzá y el exsecretario general de UGT Lorenzo Bravo, con querellas y contraquerellas que empezaron cuando Bauzá llevó a Bravo a los tribunales por llamarle "facha" y que ahora siguen por la denuncia del sindicalista contra el presidente por haber utilizado a los servicios jurídicos de la Comunidad Autónoma en la primera demanda. En principio, hay humo subjetivo en esta hoguera, aunque está ardiendo un fuego en el que está en juego mucho dinero y, por lo que parece, menos justificantes de lo que sería aconsejable al tratarse de recursos públicos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios