www.mallorcadiario.com

Las novedades de la última encuesta del CIS

Creo que son tres las principales novedades políticas que aparecen en la última encuesta del CIS. En primer lugar, el leve ascenso del PSOE al abandonar la estrategia del NO es NO de Pedro Sánchez; en segundo, que la crisis interna de Podemos no hace mucha mella en su apoyo electoral y en tercer lugar, la confirmación de que unas nuevas elecciones no cambiarían sensiblemente el resultado de los últimos comicios.

El aumento de cerca de dos puntos por parte del PSOE tiene su importancia en un contexto marcado por el descenso leve de la intención de voto en todos los partidos restantes. ¿De dónde obtiene el PSOE tales votos? La hipótesis de trabajo más sólida es que provienen de la abstención y del PP (que pierde una cifra semejante a la que el PSOE gana), y sólo en pequeña medida de los desencantados de Podemos. Pero lo que indica más claramente que la mejora del PSOE se debe a su cambio de estrategia (abandono del No es No de Sánchez) es el hecho de que sea el presidente de la gestora, Javier Fernández, el político hoy más valorado según la encuesta. Y todo el mundo sabe que es Fernández quien abandera el retorno del PSOE a su espacio socialdemócrata.

El muy leve retroceso de Podemos no refleja el impacto que ha causado en la opinión pública la pelea interna de la formación morada. Dado que la encuesta se recogió en enero y ya el conflicto entre Iglesias y Errejón era de amplio conocimiento, cabría esperar un efecto negativo mayor en cuanto a su intención favorable de voto. Sin embargo, parece contar con una fidelidad electoral apreciable. En torno a este hecho, argumenté en una nota anterior que la implosión de Podemos no produciría un desplome inmediato de esa fuerza política porque creo que existe un discurso generado en torno al 15M que ha calado en segmentos de la sociedad española, especialmente entre los jóvenes, que le sirve de respaldo. Desde luego, ese discurso es sobre todo una reacción a la crisis y a los partidos tradicionales, pero no desaparecerá hasta que la coyuntura económica alcance a los sectores menos favorecidos y exista una alternativa clara al gobierno del PP; es decir, hasta que el PSOE se recupere ante la opinión pública. Un conjunto de elementos que no se desarrollarán con rapidez. Desde luego, una clara división en Vistalegre II sí tendrá un efecto más claro en el apoyo electoral a Podemos, pero previsiblemente para aumentar el abstencionismo a corto plazo.

El tercer aspecto que destaca de la encuesta del CIS es que la proyección respecto de unas nuevas elecciones muestra claramente que no habría grandes cambios en torno a sus resultados. El PP sigue siendo el partido más votado, con un 33% del voto decidido, pero se diluye la expectativa de que, con su obtención del gobierno, podría acercarse mucho a la posibilidad de recuperar la mayoría absoluta. Todo indica que la repetición a corto plazo de unas elecciones no favorece apreciablemente a ninguno de los partidos actuales. Algo que deberían tomar en cuenta sus actuales direcciones y en especial la del PSOE, porque el rechazo completo de la aprobación de los presupuestos puede abrir el camino hacia unos nuevos comicios. Algo que no mejoraría la actual coyuntura nacional ni su propia situación interna.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de Mallorca

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.