www.mallorcadiario.com

El chivo expiatorio

martes 02 de octubre de 2018, 03:00h

En los últimos días se están multiplicando las declaraciones de miembros del gobierno de Pedro Sánchez, advirtiendo de que si los políticos catalanes independentistas optan por la confrontación en lugar de por el diálogo, será inevitable convocar nuevas elecciones generales. El propio presidente del gobierno abundó en el tema en declaraciones realizadas en Estados Unidos, con motivo de su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaraciones que sonaron a una mezcla de advertencia y ultimátum a los políticos catalanes.

Pero Pedro Sánchez y su gobierno no están en la cuerda floja porque los catalanes hayan optado por la confrontación, de hecho, hasta el momento han ofrecido un perfil bajo y no han planteado ninguna iniciativa parlamentaria desfavorable para el gobierno socialista, cuyos problemas se derivan de su débil minoría parlamentaria, del indecente acoso al que se ve sometido por la ultraderecha mediática, convenientemente amplificado por el PP y Ciudadanos y de la propia torpeza de algunos de sus ministros.

Que los ministros de Sánchez tengan problemas es solo culpa de ellos, no de los independentistas catalanes; que solo tengan poco más de ochenta diputados es debido a que no obtuvieron mayor confianza por parte del electorado y si no consiguen enhebrar suficientes alianzas para poder seguir gobernando es por su incapacidad, o falta de voluntad, de llegar a los consensos necesarios. Cuando no está consiguiendo ni el apoyo de Podemos para la imprescindible aprobación de los presupuestos generales del estado, resulta ridículo pretender desviar toda la culpa hacia los catalanes y el problema catalán.

Pero, en realidad, no es ridículo sino perverso. Por supuesto que llegar a cualquier tipo de acuerdo con los independentistas catalanes es prácticamente imposible mientras haya políticos en prisión y en el exilio y persistan las acusaciones de rebelión y sedición que comportan larguísimas penas de cárcel, y, en eso, el gobierno de Sánchez ha demostrado una nula voluntad de modificar la situación, escudándose en la independencia del poder judicial, cuando todos sabemos que la fiscalía es un ente jerarquizado dependiente en último término de la fiscal general, quien, a su vez, depende del gobierno.

Está claro que Pedro Sánchez tiene muy difícil seguir adelante y acabar la legislatura y, por tanto, no tiene la menor intención de intentar llegar a ninguna solución política del tema catalán, consciente de que ello le acarrearía críticas feroces de la ultraderecha mediática y de la oposición política y tendría un más que probable terrible coste electoral. Por tanto es muy posible que no solo no emprenda ninguna iniciativa tendente a mejorar la situación con Catalunya, sino que, al contrario, no sería extraño que iniciara una escalada de tensión con el govern de la Generalitat, a fin de demonizar aun mas al independentismo y achacarle todos los males, incluido el de la necesidad de convocar elecciones anticipadas.

Pero los catalanes serán solo el chivo expiatorio de la incapacidad política, la mediocridad, la cobardía, el apocamiento, la falta de transparencia y la laxitud ética de Pedro Sánchez y algunos de sus ministros y ministras.

Post scriptum: ha muerto Marty Balin, uno de los líderes de Jefferson Airplane. Con su muerte y la de Paul Kantner hace dos años, desaparece el dúo fundador del grupo y los principales compositores de sus canciones, así como sus líderes vocales junto a Grace Slick y, en su primer álbum, Toly Anderson, también ya fallecida, el mismo día que Kantner. La psicodelia californiana de los sesenta ha perdido a uno de sus últimos representantes auténticamente grandes. “Cuando la verdad resulta que es solo mentiras/y toda tu alegría interior muere/¿no quieres alguien a quien amar?/¿no necesitas alguien a quien amar?”. Somebody to love.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios