www.mallorcadiario.com

Moderno y urbano

lunes 29 de julio de 2019, 03:00h
Es el colmo de la desfachatez que Javier Maroto sea considerado por la cúpula de su partido como el perfil “moderno y urbano” del PP. Un individuo que en el informe de la Comisión Europea contra el Racismo de diciembre de 2017, que analizaba las medidas contra el racismo y la intolerancia en España, Javier Maroto fue señalado como xenófobo por su postura sobre la Renta de Garantía de Ingresos y sus críticas a los inmigrantes.

El pasado 28 de abril los electores barrieron al Partido Popular del mapa vasco incluso en su feudo de Álava, en el que no consiguió escaño ni siquiera el responsable de la campaña electoral nacional del PP, exalcalde de Vitoria, y actual vicesecretario general de organización del PP, Javier Maroto, (un genovés cuya soberbia solo es comparable a su displicencia racista y xenófoba). Un fracaso más en la larga historia política de ese individuo, y que en la actualidad es senador por designación de las Cortes de Castilla y León a propuesta del PP. El mismo que en julio de 2014 acusaba que “Los inmigrantes magrebíes vienen a vivir de las ayudas sociales (…) los argelinos y marroquíes se registran como residentes en la ciudad con el único fin de reivindicar prestaciones sociales”, se ha empadronado, se ha registrado de prisa y corriendo en Castilla y León para seguir chupando del bote y seguir comiendo la sopa boba, a eso se le llama ser un hipócrita.

La ley que regula el procedimiento de designación de senadores representantes de Castilla y León establece como requisito cumplir con lo que establece el estatuto de autonomía, que considera castellanoleoneses a quienes tienen "vecindad administrativa" en la comunidad. Fuentes del PP aseguran que Maroto, de origen vasco, está empadronado en Castilla y León, aunque no precisaron desde cuándo, ni si solo se empadronó él o si su marido también se empadronó.

Aunque el PP fue el partido más votado en las elecciones municipales de 2015, Gorka Urtaran (PNV) fue investido alcalde de Vitoria debido a que los concejales de PNV, EH Bildu, Sumando-Hemen Gaude e Irabazi Gasteiz votaron por el candidato del PNV para evitar que Maroto repitiera cargo después del cúmulo de reproches y acusaciones sin pruebas hacia las personas inmigrantes que pronunció a lo largo de su anterior mandato, que le granjearon el rechazo de la oposición y de varios colectivos sociales tachando a Maroto de racista y xenófobo.​

Es de esos dirigentes populares que perdonan la vida al resto de los humanos porque están convencidos de su superioridad moral e intelectual. Presumen de lo que no tienen y ocultan lo que sobresale a primera vista y solo él y sus pelotillas no ven. Es un tipo sin complejos y con una capacidad digna de subrayar para practicar el cinismo. Es capaz simultáneamente de decir una cosa y la contraria. Puede pedir a gritos el apoyo de los “malvados” de Bildu como hizo a su llegada a la Alcaldía de Vitoria, en la que alcanzó acuerdos con EH Bildu: “Hay que buscar consensos con todos”, defendía entonces; que con el mismo timbre de voz y sin inmutarse renegar de ellos, al candidato de EH Bildu en Álava en un debate electoral le dijo: "Eres un miserable, cobarde, sois la escoria del País Vasco".

Su entrevista en la Cadena SER, el día 26 de octubre de 2018, echando de menos los golpes de Estado clásicos pasará a la historia de las frases más indignas que un dirigente genovés haya podido vomitar. Defendió, sin ningún pudor, que en Catalunya se había producido un “golpe de Estado” y a continuación lamentó que “Los golpes de Estado desgraciadamente, hoy en día, no se dan con tanques o sables como en el siglo pasado sino que se pueden dar en los parlamentos”.

Estas son algunas de sus afirmaciones que nunca se tomó la molestia de acreditar:

Aseguró que los inmigrantes compran zapatillas de la marca Prada con los subsidios sociales, que en los locutorios telefónicos regentados en su mayoría por ciudadanos extranjeros: “se producen actividades en su interior que no coinciden con el objeto social de estos locales”; afirmó que “Los inmigrantes magrebíes vienen a vivir de las ayudas sociales (…) los argelinos y marroquíes se registran como residentes en la ciudad con el único fin de reivindicar prestaciones sociales”; aseveró que “Hay viudas que cobran 500 euros y hay otras personas que cobran mil euros por estar sentadas en un banco tomando el sol”; aseguró que “ yo digo lo que se dice y se piensa en la calle. Sobre este asunto hay que ser claro y no políticamente correcto (….) algunas nacionalidades en nuestra ciudad viven principalmente de las ayudas sociales y no tienen ningún interés en trabajar o integrarse”; opinó que “Entre los refugiados sirios que llegan a Europa hay muchos yihadistas que cualquier día ponen una bomba en nuestras ciudades (….) este es un asunto en el que también hay que tener en cuenta razones de seguridad”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.