www.mallorcadiario.com

Poner orden en la ITV de Mallorca

viernes 02 de agosto de 2019, 00:00h

El nuevo sistema para pedir cita previa en la ITV en Mallorca ha registrado casi 4.000 reservas en las primeras 24 horas de funcionamiento. El programa, activado por el Consell de Mallorca tras anular más de 15.000 citas fraudulentas , detecta las reservas masivas hechas por una sola persona. De esta forma, se impide la práctica hasta ahora vigente por la que unos pocos acaparaban miles de citas a través de la página web, bloqueando el acceso a los particulares y -como sospecha el Consell- comercializando en un "mercado negro" paralelo estas citas para las inspecciones.

El Consell de Mallorca estudia interponer una denuncia por fraude contra la práctica empleada por determinados talleres que reservaban citas de la ITV sin señalar la matrícula del vehículo. La práctica afectaba a un 55 por ciento de las citas concertadas para pasar la inspección, provocando el colapso del servicio de cita previa, que llegó a acumular retrasos de hasta cuatro meses. Las citas eran realizadas por internet, lo que permitía que fueran concertadas sin necesidad de indicar la matrícula, una fórmula que fue empleada por unos pocos centros para acaparar miles de citas.

De prosperar la denuncia, la justicia tendrá que sancionar el alcance de una irregularidad que ha perjudicado a miles de ciudadanos. El Consell, por su parte, ha acabado dando una salida correcta a la situación, pero debería reflexionar sobre las causas que han desembocado, durante meses, en un colapso largamente denunciado por los usuarios. La institución que ahora preside Catalina Cladera no puede dar la impresión de que estaba ausente en un servicio que depende directamente de una concesión pública.

Con apenas unas semanas en el cargo, ni Cladera ni Iván Sevillano -el nuevo conseller insular de Movilidad y miembro de Podemos- son responsables del fiasco heredado. Pero sí son quienes deben poner orden en un servicio que no es la primera vez que está en el foco de la polémica y para el que deben establecerse mecanismos, claros y transparentes, que eviten prácticas tan burdas como las realizadas por unos pocos oportunistas.


Compartir en Meneame