www.mallorcadiario.com
El tridente letal
Ampliar

El tridente letal

Cuando el Mallorca juega contra el Barça o contra el Real Madrid, suele ser habitual que algún aficionado isleño tenga el «corazón partío» en esas ocasiones tan especiales y señaladas, pues sabido es que hay mallorquinistas que al mismo tiempo son también «culés» o «merengues». En cierto modo, dichos aficionados suelen sentirse contentos sea cual sea luego el resultado final. Intuimos que tras el cinco a dos de ayer algunos de esos aficionados volvieron a sentirse una vez más de nuevo así.
La sensación fue diferente, en cambio, para quienes somos única y exclusivamente mallorquinistas, pues antes del encuentro soñábamos con una heroica victoria en el Nou Camp o, como mínimo, con un empate que vislumbrábamos que podría llegar a ser también igualmente heroico. Visto lo visto ayer entre las nueve y las diez menos cuarto de la noche, debe de ser verdad que, como suele decirse, soñar no cuesta nada.

Al final, nos tuvimos que conformar con una derrota más o menos honrosa, a pesar del abultado resultado, que pudo haber sido incluso algo más abultado de no haber sido por varias intervenciones prodigiosas de Manolo Reina. El equipo de Valverde recuperó justamente este sábado, con algo de ayuda por nuestra parte, una de sus mejores versiones, si no la mejor en mucho tiempo. En especial en los primeros cuarenta y cinco minutos. Nos hubiera gustado que el Barça hubiese esperado un poco más para volver a su antiguo gran nivel, al menos hasta la semana que viene, pero su ayer letal tridente no parecía estar muy por la labor.

En realidad, el conjunto local estaba ya de celebración desde antes del inicio del encuentro, con el homenaje que el club blaugrana y la afición rindieron a Leo Messi por su sexto Balón de Oro, conseguido esta semana. Messi correspondió a ese afecto rubricando un «hat-trick», mientras que Antoine Griezmann y Luis Suárez se sumaron también a la fiesta marcando un gol cada uno, ambos de excelente factura.

Por parte del Mallorca, hay que destacar los dos goles de Ante Budimir, el gran partido de Take Kubo, las buenas sensaciones que nos dejó el 'Cucho' Hernández en su estreno como bermellón y el hecho de que el equipo estuvo bastante bien durante casi todo el segundo tiempo. Fue una pena haberse ido al descanso con un uno a cuatro en el marcador, porque si hubiera sido con un uno a dos, quién sabe lo que podría haber llegado a pasar en la segunda parte. Como dijimos hace un momento, soñar no cuesta nada. Sobre todo cuando uno juega ante el Madrid o el Barça.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de Mallorca

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.