www.mallorcadiario.com

¡Paremos el golpe de Estado!

martes 31 de marzo de 2020, 19:15h

El diputado y portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, denuncia en Twitter —falsamente, cómo no— que la ultraderecha promueve un “golpe de Estado como marca su tradición”. En lugar de irse al juzgado a denunciar lo que a todas luces sería una grave vulneración del ordenamiento constitucional, nos tanquiliza abriendo un hilo en el que detalla con todo lujo de detalles las medidas aprobadas por el Gobierno del que forma parte con el PSOE, que a nadie satisfacen más que a la legión de palmeros de ambos partidos, azuzados para que conviertan las redes sociales en su tablón de anuncios donde hacer ver a los ciudadanos la suerte que hemos tenido de que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez estén al mando y la maldad que caracteriza a la oposición demoníaca.

Puestos a decir estupideces, Podemos Illes Balears dice en Twitter —cómo no— que la petición de dimisión de Pedro Sánchez que Vox lanza, le recuerda a 1936. El irresponsable incendiario que gestiona las redes sociales de la formación y varias cuentas troll a la vez, por lo que acostumbra a liarse a menudo y a soltar barbaridades indistintamente en todas ellas, demuestra su incapacidad de comportarse a la altura de las circunstancias ni por una sola vez. Aunque bien es verdad que para eso le escogieron sus colegas de la formación morada. Se le olvida que gobiernan tanto en el Estado como en Balears. Pero a él eso le da igual porque de lo que se trata es de incendiar las redes, soltar las proclamas de rigor y criticar en los gobiernos autonómicos del PP lo que no critican en los que ellos integran, incluyendo el Gobierno de España. Porque todo el mundo sabe o debería saber que ellos son la bondad y la derecha, la maldad.

La última ocurrencia de Vox de pedir la dimisión del Gobierno para integrar un ejecutivo de “emergencia nacional” sin Pedro Sánchez, para instaurar un programa delirante que precisamente es un calco de su programa político ultraderechista y ultranacionalista, oportunistamente adaptado a la dramática situación que atravesamos, es solo eso, una ocurrencia para que se vuelva a hablar de ellos y para pescar en río revuelto, pero en modo alguno es un golpe de Estado ni recuerda al levantamiento militar de 1936 ni de lejos.

Pero da igual porque aquí ningún partido parece dispuesto a resistir la tentación de arrimar el ascua a su sardina y sacar provecho de la calamidad. Para PSOE y Podemos será imposible. Ya se darán cuenta de que nadie vota nunca ni votará pensando en las vidas que se salvaron, sino en las que se perdieron. Mientras tanto van a lo suyo, con sus milicias tuiteras convirtiendo las redes sociales en un estercolero. Pero sucede que ahora más parecen un enorme avispero al que los principales partidos echan humo y agua, como si no llevásemos más de 94.000 contagiados y 8.000 muertos por culpa de la epidemia de coronavirus. Verás cuando las avispas salgan. Ríete tú de los golpes de Estado.


Compartir en Meneame