www.mallorcadiario.com

Diario de un confinado: Y Simón se quitó el jersey

miércoles 06 de mayo de 2020, 02:00h
Desde la pasada semana, no pasa casi un solo día sin que se produzcan novedades relevantes en relación al actual confinamiento. Primero fue la salida de los niños a la calle, luego la posibilidad de poder salir a pasear o hacer deporte y más recientemente el inicio de las fases de la desescalada. Aun así, no sé si convendrán conmigo en que la novedad más importante de estos últimos días posiblemente haya sido que el doctor Fernando Simón apareció el pasado lunes, por vez primera, sin ninguno de sus emblemáticos jerseys. Si me apuran un poco, incluso diría que esa fue seguramente la imagen televisiva más destacada de la jornada.

Con la progresiva llegada del buen tiempo, intuíamos que la posibilidad de ver sin jersey al doctor Simón tenía que llegar algún día, pero, aun así, haberlo constatado ya este lunes fue un muy duro golpe para quienes en estos últimos meses habíamos ido cogiendo un cariño especial a sus distintos pullovers, sobre todo a los que tenían cremallera. Casi tan duro como verle sin jersey, fue observar el modelo de camisa que había elegido para su estreno preveraniego, una camisa blanca de manga corta. El color estaba bien, pero el hecho de que fuera de manga corta a punto estuvo, en algunos casos, de hacernos replantear por completo nuestra consideración y respeto profesional hacia Simón.

«Si hacemos una encuesta rápida preguntando "cinco cosas que un hombre debe evitar en su vestuario", una de las tres primeras sería la camisa de manga corta», escribió hace ya algún tiempo, con razón, el periodista Daniel Borrás. A su juicio, «llevar camisa de manga corta es como cabalgar un dragón: da miedo, es difícil y siempre puede contigo». Aun así, Borrás dio en aquella ocasión unos consejos muy valiosos para «pasar de parecer un secundario de 'Cuéntame' a Ryan Gosling» sin cambiar de camisa de manga corta. A tenor de lo visto este pasado lunes en televisión, es más que probable que el doctor Simón no leyera en su momento ese interesantísimo artículo.

Afortunadamente, en su comparecencia de ayer vimos que había optado por una línea ya mucho más clásica y elegante, pues llevaba una camisa azul celeste de manga larga. A la espera de conocer cómo irá vestido en los próximos días, hemos de reconocer que de momento se ha cumplido en él la máxima que dice que errar es humano y que rectificar es de sabios. Dicho esto, y sin quererme comparar ahora en absoluto con el doctor Simón en elegancia y en saber estar, he de decir que yo tengo también en casa una camisa celeste casi idéntica a esta última suya. La mía tiene además botoncitos en el cuello, que casi siempre suelen dar un punto más de distinción y de compostura.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios