www.mallorcadiario.com

¿Hemos cambiado? ¡Un cuec!

Por Francesca Jaume
lunes 15 de junio de 2020, 04:00h

Cuando empezó el confinamiento los whasapps se llenaron de mensajes positivistas para hacernos ver la ‘cara positiva’ de la crisis del COVID-19: que si era un proceso de regeneración necesario, que si con esto nos tomaríamos la vida a un ritmo más slow , que si seríamos más respetuosos con la naturaleza, que si apreciaríamos más el dedicar tiempo a los seres queridos. Ahora, pasado el momento más crítico desde el punto de vista sanitario (el económico está por llegar), vemos a las claras que el propósito de cambiar a mejor se ha dejado para mejor ocasión. Las buenas personas siguen siendo buenas personas, los egoístas siguen siendo egoístas, y los idiotas… pues también.

Es decir, que nada habremos aprendido más allá a desarrollar un nuevo instinto de supervivencia personalísimo. En estos momentos nuestras preocupaciones vitales están en evitar contagiarnos y en superar los próximos doce meses laborales con pocos sobresaltos negativos. Pero eso de replantearnos nuestra vida, ser más solidarios y llevar unas conductas más sostenibles para la supervivencia de la especie humana en el planeta, no está ni mucho menos en nuestras prioridades a nivel general.

Paro, economía y Coronavirus, por este orden, son las principales preocupaciones de los españoles según el último barómetro hecho público por el CIS, sin que aparezcan con una puntuación mínimamente relevante el medioambiente, las pensiones, la violencia de género o los problemas de índole social. Como siempre. Como antes.

El próximo día 23 de junio es la revetlla de Sant Joan, y esta efeméride es apropiada para traer a colación la atávica creencia del poder purificador del fuego, porque, después de la hoguera arrasadora, siempre existe una regeneración de la tierra. Y por ello muchas celebraciones tienen en el fuego su elemento principal. La ciencia también nos dice que los incendios naturales son necesarios para la naturaleza.

En este caso, parece que el metafórico fuego del coronavirus no ha bastado, y que lo único que hemos buscado es que no nos quemara.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios