www.mallorcadiario.com
Nuestro día de suerte
Ampliar

Nuestro día de suerte

En el partido jugado este martes ante el Celta en el Visit Mallorca Estadi —Son Moix, para los amigos—, todo lo que podía salir bien, salió bien. Ese feliz reencuentro de los bermellones con la diosa fortuna puede explicar, al menos en parte, el resultado final que reflejaba el marcador una vez acabado el partido, cinco a uno para los locales.

Todo empezó en el minuto seis, cuando De Burgos Bengoetxea pitó un penalti a favor del Mallorca que —nobleza obliga— ni siquiera los mallorquinistas más acérrimos vimos del todo claro. Ante Budimir no perdonó desde los 11 metros y el conjunto de Vicente Moreno se puso por delante en el marcador. Que era nuestro día de suerte se confirmó poco después, cuando Manolo Reina evitó por dos veces el empate con dos excelentes paradas, una a disparo de Filip Bradaric y otra tras un cabezazo de Jeison Murillo.

El Mallorca aplasta al Celta y sigue soñando con la permanencia

Victoria por 5 a 1.

Leer más



En esa segunda ocasión, además, el balón había llegado a traspasar parcialmente la línea de gol. De hecho, uno diría que debieron de faltar apenas uno o dos centímetros, o tal vez algo menos, para que la acabase de traspasar del todo. Y como ha ocurrido tantas veces en el fútbol, del posible uno a uno se pasó al dos a cero y poco después al tres a cero, tras dos goles de gran calidad del Cucho Hernández y de Alejandro Pozo. Luego, al inicio del segundo tiempo, Iago Aspas acortó distancias de penalti, pero todo se quedó en un pequeño susto, pues casi al instante marcó de nuevo Budimir y luego vino un golazo de Salva Sevilla. El balón del almeriense dio primero en el poste, pero al final acabo entrando. Cuando las cosas te salen, te salen.

Una vez acabado el partido, parecía que habíamos conseguido más de tres puntos, y en cierta forma era así. Es cierto que sólo quedan ya 15 puntos en juego y que el Mallorca está ahora mismo a cinco de la salvación, que sigue marcando el Celta, pero todo es posible aún. «Este equipo tiene corazón, tiene alma, tiene ganas, tiene ilusión y cree en lo que hace y ese es el camino», afirmó Sevilla una vez acabado el encuentro. Poco más se puede añadir en esta crónica, hoy un poco más alegre y dichosa que las de las últimas semanas, sobre todo cuando uno está también de acuerdo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios