www.mallorcadiario.com

El show de Vivas

Por Francesca Jaume
lunes 07 de septiembre de 2020, 02:00h

El Ayuntamiento de Palma tiene una concejala llamada Sonia Vivas (Podemos). Su carta de presentación en política fue haber liado un pifostio de mil pares de narices en la Policía de Palma. Si a sus excompañeros les dieran a elegir entre volver a compartir trabajo con ella o segar la hierba de Son Moix con unas tijeras infantiles, ya no quedaría césped en el estadio municipal.

Al principio, Vivas gozó con una cierta aceptación social. Era la pobre lesbiana maltratada -y lo digo porque ella hizo bandera de eso, no porque yo lo encuentre una cualidad a resaltar por encima de cualquier otra- a la que los corruptos y maléficos policías tenían amenazada y discriminada. Ahora que la estamos conociendo todos, empatizamos con los policías.

Y es que cada vez que hace unas declaraciones sube el precio del pan. No sé si lo hace a propósito para provocar o porque es su natural. ¿Qué tenemos que meternos con Fray Junípero Serra? Pues lo hacemos y siempre habrá algún descerebrado que irá a graffitear su estatua ¿Qué tenemos que decir que en Palma hay 81.000 “puteros”? Pues lo soltamos y todo el mundo a sacar cuentas. Es nuestro día a día a la hora de abrir un periódico: los ERTEs, los contagios de COVID y las ocurrencias de Vivas.

Si una cosa es detestable de la llamada nueva política, es el solo buscar hacer ruido, tener el titular fácil y que la gente hable en redes sociales, la calle o los medios de comunicación. En eso Vivas es experta. Consigue lo que quiere, que es salir en la foto, aunque con ello esté haciendo un flaco favor a sus compañeros de gobierno y que con sus “shows” mensuales- porque más o menos vamos a este ritmo- provoque que la ciudadanía perciba ciertas políticas como inoperantes y sin sentido práctico alguno.

Como le podría decir Pep Guardiola, “Sonia, eres la p**a ama”, dominas los tempos de los medios, toreas al alcalde y a tus socios de gobierno y en tu partido parece que nadie te tose. Me pregunto el motivo ¿De dónde le viene el poder a Vivas? ¿Sabe demasiado? ¿O alguien cree que sabe demasiado? Sólo el tiempo lo dirá.

El fondo de la cuestión es que todos los shows tienen un coste para los ciudadanos y ciudadanas de Palma. Toda esta gestión de lo público tiene su repercusión en las arcas municipales tan necesitadas de buena gestión en estos tiempos que vivimos. Tal vez, y solo digo tal vez, los recursos que destina Vivas a sus elocuencias podrían tener mejor destino social: una campaña de prevención de violencia de género, una campaña de respeto hacia el colectivo LGTBI, una inversión en la Policía Local de Palma para mejorar sus recursos para la lucha contra situaciones de vulnerabilidad social, etc, aunque ello significara no tener titulares de prensa y no ser el foco de atención mediático semana sí y otra también.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

3 comentarios