www.mallorcadiario.com

Este PSOE es un fraude

miércoles 09 de diciembre de 2020, 05:00h

‘Pedro Sánchez ha pasado de apoyar desde la oposición la aplicación del artículo 155 y la respuesta jurídica a la asonada separatista a hincar la cerviz, ya desde el Gobierno, ante los mismos que perpetraron el golpe en 2017…Las cesiones de Sánchez son lesivas para la unidad nacional’. (edit.ElMundo/1/12/2020).

Esta cita es una manera delicadísima de decir que el socialista Sánchez es un traidor a la Constitución y a España. Un mentiroso, público y notorio. Y que sus cesiones son gravemente perjudiciales a la unidad de España.

Parece mentira que esto suceda. Es algo parecido a la impresión producida por el atentado de las Torres Gemelas, en septiembre de 2001, en el que murieron más de 3.000 personas. Estupor. Incredulidad. No puede ser cierto.

Salvando las distancias que haya que salvar, sucede algo parecido con el socialista Pedro Sánchez y su cuadrilla de socios, comunistas, filoetarras y golpistas. Esto no puede estar pasando. Los socialistas decentes- que no pintan nada- dirán que, en realidad, Sánchez no es socialista. ¿Por qué no pintan nada? Porque con un gobierno social comunista indecente y antiespañol no tendría ningún sentido que pintaran algo.

Hay una tendencia a descartar las manzanas podridas del cesto, se llame como se llame el cesto. Es cansino escuchar a intelectuales de izquierdas decir que el experimento chino y el soviético no son, realmente, de izquierdas. ¿Por qué dicen esta estupidez? Porque creen- suponiendo que sean sinceros- que el cesto (el socialismo) es incapaz de acoger en su seno manzanas podridas. Si hay manzanas podridas no son, realmente, de izquierdas. Solamente lo bueno es de izquierdas.

¿Hay que ser tonto para creer esto? Sí, pero por derivación. Las personas muy sectarias debilitan su capacidad racional hasta extremos ridículos o peligrosos. Pongamos un ejemplo. Casi todos conocemos algún caso en el que, un muchacho- o alguien más madurito- ha perdido ‘el sentío’ por una mujer. O sea, el conocido ‘trastorno mental transitorio’.

En esta situación transitoria- más o menos duradera-, los hechos y argumentos racionales que vayan en contra de la pasión del trastornado en cuestión rebotan cual pelota vasca en el frontón. Una sólida pared.

Pues bien, aunque depende de las personas, ya que no todo el mundo reacciona igual, es habitual que los ‘conversos de progreso’ rechacen cualquier argumentación, o hecho, que trate de atacar o destruir las sagradas columnas de su ideología moralmente superior. O sea, la religión laica por excelencia, ‘el socialismo’.

Pondré un ejemplo, en primera persona, que viví cuando estaba a punto de ‘caer del caballo’ en el que había cabalgado en mis años de juventud. En 1988, Ben Laden creó una red terrorista conocida como al Qaeda. Pero cuando se hizo muy famoso en todo el mundo fue en 2001, con motivo del atentado citado al inicio de este artículo. En este contexto, tuve ocasión de hablar con un profesor- no concretaré más- al que tenía en gran estima por su alto nivel académico, que me dijo que Ben Laden era un agente de la CIA. Y que el atentado había sido preparado por los servicios secretos de USA para poder justificar el posterior ataque, cruel e indiscriminado, contra los terroristas. Como dijo George Orwell: ‘Hay ideas tan absurdas que sólo un intelectual puede creerlas’.

Estas, o parecidas, idioteces, dichas por Pedro Sánchez, la portavoz socialista Adriana Lastra, y un larguísimo etcétera de progreso, no impresionan. Ya conocemos el bajo nivel neuronal de estos peligrosos personajillos. Lo que impresiona, y asusta, es que haya personas de alto nivel intelectual que sean, al mismo tiempo, peligrosos cretinos políticos.

Otro caso. El famoso Arthur Conan Doyle, doctor en Medicina y autor de Sherlock Holmes, creía en las hadas y acudía cinco o seis veces por semana a una médium. Si esto les sucede a personas muy cualificadas intelectualmente, ¿cómo no va suceder con semianalfabetos de progreso? Todos podemos cometer idioteces de diverso calibre. Pero ¿quiénes son más propensos a comportarse como imbéciles políticos?

No parece discutible el impacto que los medios de comunicación/manipulación tienen en la mente y conducta de millones de personas. Especialmente de aquellas cuyo básico alimento espiritual es La Sexta, TV3 y similares establos.

Recuerdo que, hace ya bastantes años, me impresionó el libro de Vance Packard (1914-1996) ‘Los persuasores ocultos’. Muestra los intentos, habitualmente exitosos, de dirigir nuestras decisiones como consumidores, y también nuestros procesos mentales. Lo peor es que se nos manipula sin que seamos conscientes de ello. Por eso la manipulación suele ser tan eficaz.

De todos modos, no todos somos igualmente manipulables. Ni todos somos igual de listos. Igual de trabajadores, y un largo etcétera. Para ir cerrando el círculo, vayamos a Kant y sus importantes pensamientos.

‘Uno mismo es el culpable de esta minoría de edad cuando la causa de ella no reside en la carencia de entendimiento, sino en la falta de decisión y valor para servirse de sí mismo de él, sin la guía de otro’.

Sin embargo, deberíamos distinguir entre dos tipos de ‘otro’.

Yo tuve el privilegio de que dos maestros de nivel internacional, A. Aarnio y A. Peczenik, me aceptaran y me leyeran. Ellos fueron, durante un tiempo, el ‘otro’. Pero su objetivo fue ayudarme a ‘pescar más y mejor’. Este ‘otro’ no fue un ‘magister dixit’, sino un estimulante y fecundo debate. Al mismo tiempo que ponían vallas para ver si era capaz de saltarlas. Si no hubiera podido, habría quedado en el camino. Ellos me lo confirmaron. Con otras palabras, existen ‘otros’ que no intentan domesticarte, sino ayudarte a crecer. Siempre les estaré agradecido. Esta guía temporal, es una guía virtuosa.

Hay otra guía (viciosa) completamente diferente. Existe un ‘otro’ que no trata de ayudarte para alcanzar lo mejor de ti mismo, sino aleccionar y adoctrinar para crear conversos de progreso. ¿Por qué? ¡Somos la encarnación de la Utopía! ¡Somos moralmente superiores! ¡Somos la izquierda!

O sea: este fraudulento PSOE y sus socios, comunistas, filoetarras y golpistas. Enemigos declarados de España. ¡Qué bajo ha caído el socialismo!

‘Dime con quién andas y te diré quién eres’.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

2 comentarios