www.mallorcadiario.com

Ya pesan las piernas

sábado 12 de diciembre de 2020, 06:00h

Tan sólo con haber practicado deporte alguna vez en la vida o simplemente con ser un asiduo seguidor de las retransmisiones deportivas basta para comprender que la sensación en las piernas no es la misma si vas ganando un partido (de fútbol, por ejemplo), o si vas perdiendo por goleada.

Cuando llegas al minuto 80 y vas ganando 4-0, da igual el esfuerzo realizado porque las piernas te hacen volar. Mentalidad ganadora y la recompensa próxima. Estás más cerca del 5-0 que del 4-1. En cambio, cuando eres el que va perdiendo 4-0 a falta de diez minutos, notas que las piernas no carburan, el cansancio es mayúsculo, y solo piensas en acabar el partido sin que te metan el quinto. La mente llega al mismo punto en escenarios anímicos muy distintos, y eso afecta a las piernas.

A los ciudadanos nos empiezan a pesar las piernas, hastío y agotamiento se imponen con tanto cambio repentino de las normas de convivencia y movilidad a causa de la pandemia. Y eso que la Navidad está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, los datos son tan negativos en Baleares que ni de Navidad tiene uno ganas, escuchando a nuestros gobernantes estableciendo nuevas restricciones cada 3 días.

Así, es normal que nos empiecen a pesar las piernas. Pero lo peor es la sensación de que al Govern también se le está haciendo cuesta arriba la gestión del coronavirus. La diferencia está en que ellos están precisamente para esto, para gestionar. Nosotros solo somos aquellos a los que se les imponen unas veces y se les sugieren en otras mil y una restricciones. Y así llevamos 9 meses cargando la mochila.

El Govern vuelve a ver perdido el partido, la vacuna llegará cuando llegará, los datos son peores cada día, y las piernas pesan demasiado. No debe llegar el oxígeno al cerebro.

Si no, no se explican las últimas decisiones, como adelantar el toque de queda a las 22.00. Dice el Govern de Armengol que el frío y la actvidad navideña ha tenido mucho que ver en el repunte que estamos sufriendo.

Entonces. Si la culpa es de la actividad prenavideña, ¿por qué Cort y el propio alcalde de Palma en persona no se cansan de promover en sus redes sociales la iluminación navideña de Palma? ¿Nos incitan a ir en busca de las aglomeraciones? Que se sepa, no se han instaurado ni horarios ni limitaciones parta visitar el centro. Apenas ves alguna pareja de la policía, que hasta la fecha no ha tenido que dispersar a la muchedumbre. Eso sí, Hila ha decidido vallar el árbol de Navidad del Parc de la Mar porque congregaba demasiada gente. No ha durado ni dos semanas.

Por otra parte está el adelanto del toque de queda a las 22.00 horas. Estocada de muerte a la restauración -otra vez, a traición- a la que se obliga a servir sólo almuerzos. Las cenas quedan descartadas porque en Mallorca, por mucho que se promueva desde el sector, no se cena a las 19.30.

Esta semana se han visto en las redes sociales multitud de anuncios de restaurantes más o menos conocidos de la isla anunciando que cierran definitivamente hasta el año que viene. Son los que se han cansado de ‘adaptarse’ cada quince días, gastándose un dineral en meter y sacar del ERTE a sus trabajadores, modificando las comandas a los proveedores, pagando diseñadores gráficos para anunciar cambios de horarios, servicios y menús, y viendo restringidos sus ingresos una vez más.

Sí. Porque ahora resulta que el mismo local que cumple las normas en el servicio de mediodía, no las debe cumplir por la noche para la cena. Será eso.

Y mientras, las piernas se van agotando, hinchando. Las piernas y quizás algo más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios