www.mallorcadiario.com

Mienten y mienten

miércoles 24 de febrero de 2021, 03:00h

Carlos Bardem es actor, guionista y escritor español. Podríamos decir que es una persona culta. Pretendo mostrar los mecanismos por los que- incluso estas personas, especialmente de izquierdas- son capaces de mentir tanto.

La equiparación entre Vox y Podemos. Es otro mecanismo perverso que se repite en las tertulias y nadie discute. Que son extrema derecha y extrema izquierda... ¡pero si Podemos es una socialdemocracia light!

Lo único que se les ocurre decir es que hay que subir el sueldo mínimo o que estaría bien revisar las facturas de la luz… es una fuerza propositiva que quiere cambios para avanzar hacia una mayor justicia social, mientras los otros señores lo que plantean es una vuelta al franquismo. Y, ojo, están recuperando un discurso que acabará provocando violencia. (Carlos Bardem/ElMundo/25/7/2019.)

Decía el maestro J.F. Revel: ‘La primera de las fuerzas que mueven el mundo es la mentira’. Pero, no todo el mundo es igual de mentiroso. Socialistas, comunistas y nacionalistas identitarios siempre ocupan los podios de todos los campeonatos mundiales de la Mentira.

Por eso, no debería extrañar que la izquierda antiespañola-excepciones parte- mienta de manera tan descarada y persistente.

¿Por qué? ¿Se acuerdan de la conocida ‘demonización del enemigo’? Los nazis mostraban a los judíos como ratas de alcantarilla. Los demonizaban. Los judíos debían dar asco, como las ratas. Así sería más fácil eliminarlos. La izquierda hace algo parecido. Ha comparado a la derecha- principalmente el PP, que ha sido la referencia básica hasta ahora- con perros dóberman asesinos. Los ha calificado de escoria, franquistas, especuladores, insolidarios, etcétera. Ha tratado de convertir el adversario político en enemigo. Al que hay que destruir políticamente.

Otra característica, que indica el nivel de peligrosa idiotez progresista de la España actual, es que calificar a alguien de ser de ‘derechas’, es un insulto. No hay que pensar, ni argumentar. Basta utilizar algunas palabras mágicas: ‘derecha’, ‘facha’, ‘franquista’, ‘ultraderecha’, ‘machista’. Dado que no se necesita argumentar, de cada vez son más peligrosamente idiotas.

En cambio, calificar a alguien de ‘izquierdas’, es todo lo contrario. Una de las propagandas políticas del PSOE, ha sido ‘Somos la izquierda’. O sea, no hay más que hablar. El no va más. ¡Y luego se ríen de la Virgen de Lurdes!

A esta idiotez sectaria de la izquierda, hay que añadir una enfermedad muy difícil de erradicar. Es la creencia en la ‘superioridad moral’. ¿Por qué es tan difícil de erradicar? Primero, porque es muy beneficiosa. Mientras mucha gente crea estas bobadas, ellos estarán en la cresta de la ola. En el lado bueno de la Historia. Y bastarán sus ‘buenas intenciones’. No importarán los muchos errores que cometen.

Segundo, los mayoritarios medios de manipulación. Sin ningún escrúpulo, dicen medias verdades y mienten con enorme soltura. A favor de la izquierda. Porque están subvencionados, porque han interiorizado esta superioridad moral, o ambas cosas.

El tercer pilar, se asienta en el sistema de educación/adoctrinamiento. Un ejemplo entre miles. Me refiero a la propuesta de la ministra socialista Celaá, de educar sexualmente a los niños, a partir de los seis años. Ya pueden imaginar lo que les enseñarán. Es una infamia social comunista contra los niños y sus padres. Además, se carga la escuela concertada. Encima, se puede pasar curso con suspensos. Está mal visto suspender. Más burricie progresista. La presidenta Armengol elimina el español y glorifica el catalán. Es el odio enfermizo de los socialistas contra España. Abrazados a los partidos antiespañoles. ‘Somos la izquierda’.

Si ya estamos en la cola de Europa en calidad educativa ¿qué les espera a las próximas generaciones? Cuanta más gente aborregada, más fácil que traguen las consignas de progreso. ¿Para qué pensar si ya poseemos la Verdad Emancipatoria? Basta aplaudir con las orejas e insultar a la derecha.

La derecha- por simplificar el mundo político- ha sido estúpida y cobarde. Como si el mundo de las ideas no tuviera importancia. Ha dejado libre el camino a la izquierda y se ha centrado en el precio de la leche. Y su nivel de corrupción ha sido parecido al de los socialistas.

Volvamos al principio. ¿Por qué la izquierda realmente existente miente tanto? Primero, están los que se lo creen. Son los que van a los mítines (y otros que ya no están para esos trotes) y gritan, levantando el puño. Su nivel neuronal es muy bajo. Incluso portavoces del PSOE, como la diputada Lastra, destacan por su deplorable nivel intelectual y su sectarismo de folleto interno del partido. También hay mediocres en la derecha, pero no están respaldados por los mayoritarios medios de comunicación/manipulación y masas enfurecidas.

Segundo, los más listos saben que muchas de las cosas que se dicen son falsas. Mejor callar. Cuando algún izquierdista hace o dice un disparate, saben que los medios de manipulación subvencionados harán su trabajo.

Finalmente, los socialistas inteligentes y decentes. A título de ejemplo, N. Redondo, J. Leguina, P. Vázquez, C. A. Molina, etcétera. Han marginado a los mejores. Domina la mediocridad verdulera progresista, mentirosa y sin escrúpulos.

El PP pudo representar dignamente a la derecha si no hubiese vivido acomplejado. El ejemplo más estúpido fue Rajoy, con mayoría absoluta. Después, Casado ‘degrada’ a Cayetana A. de T., dispuesta para la ‘batalla cultural’.

Vox es, ahora, la única derecha que no se arrodilla. Por eso la odian a muerte. Repiten, machaconamente, que son ‘ultraderecha’. Es el método de Goebbels, ministro de propaganda de Hitler. Repetir mentiras hasta que se traguen como verdades. Por los mismos progre-tontitos que aceptan encantados que haya comunistas, filoetarras y golpistas en el gobierno. Este es el peligroso nivel de analfabetismo político.

Universidad de Oxford: Los medios de comunicación españoles son los menos fiables de Europa. (10/1/2021.)

  1. El ‘periodista’ Cintora, desde TV española, califica los violentos disturbios (por encarcelamiento del delincuente Hasél), con heridos, saqueos y millonarios desperfectos, de ‘manifestaciones pacíficas’. Mentimos. ‘Somos la izquierda’.

Esta vez no miente. ¡¡Al vicepresidente Iglesias le gusta la violencia, si es de los suyos!!: ‘Me emociona ver que unos manifestantes agreden a un policía’.

¡¡Y sigue en el gobierno socialista!!

Todo pueblo tiene el gobierno que se merece. Si puede elegirlo.

¡¡¡Pero recuerde, el peligro es Vox!!!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios