www.mallorcadiario.com

La extrema extrema izquierda de Hasel

Por Gabriel Le Senne
jueves 25 de febrero de 2021, 05:00h

2012, gala de La Tuerka. Pablo Iglesias canta La Internacional borracho en un escenario, acompañado de gente como Íñigo Errejón, todos puño en alto. Pablo Hasel agita una bandera soviética con la efigie de Lenin, el primer tirano totalitario de la historia.

2015, entrevista a Hasel y Valtonyc sentados en unas escaleras. Algunas perlas de los entrañables amigos:

“Y es que tú vas a un bar y le preguntas a un obrero y prefiere que le peguen un tiro en la nuca a alguien que votar a Izquierda Unida o a cualquier partido oportunista.”

“¿Qué pasa, que si hacemos la revolución con las armas, no es por la vía democrática? Sí lo es, es por la vía democrática para nuestra clase, para la clase obrera. Y ahora nos llaman sectarios por no apoyar a Podemos.”

"También fuimos embaucados los Pablo Iglesias y Monedero de turno, porque aún no sabíamos de qué pie calzaban. Pero hubo camaradas que nos avisaron de que estos tíos no son agua clara, que son unos reformistas de mierda, unos trotskistas, etc."

"Se quitan la máscara y demuestran que realmente no quieren el cambio y realmente quieren seguir viviendo la mierda esta y quieren ser la pata zurda del fascismo. Esta gente es la que está frenando el cambio. Quieren poltronas. La historia ha demostrado que la violencia es el único cambio".

“La gente está cansada de falsas promesas, de los socialdemócratas y de toda esa escoria. El verdadero cambio está en la acción directa (…) La gente prefiere que le metan un tiro en la frente al presidente de España.”

Revolucionarios al estilo clásico: gente que encuentra fascista a Podemos. Gente que llama democracia a la revolución armada. Seguidores de Lenin, que querrían imponer por la fuerza un régimen comunista criminal como el soviético. Personalmente opino que Iglesias tiende a lo mismo, pero más sibilinamente, por lo que es mucho más peligroso. Pero a estos “artistas” les parece fascista, por querer ir más despacio.

Este tipo de gente es la que quema las calles, destroza escaparates, hiere a nuestra policía. La que boicotea los mítines de VOX, y antes del PP o Cs. La que no deja hablar en las universidades a quienes piensan distinto. La que, llegado el caso, formará parte de organizaciones terroristas, todas de extrema izquierda, todas comunistas o anarquistas. Y se extrañan de que alguno entre en prisión.

Pero estos gobernantes nuestros “reformistas”, esa “pata zurda del fascismo”, los tratan con toda la comprensión y delicadeza posible. Los consideran de los suyos. No pueden enemistarse con sus bases. No permiten a las fuerzas de seguridad actuar con la contundencia debida, les justifican, les permiten cortar carreteras siendo cuatro gatos. Por comparar: a los hosteleros, con muchas más razones para protestar y muchos menos problemas causados, les crujen con multas de cientos de miles de euros que les arruinan de por vida. Son de los otros, de los currantes que intentan llevar una vida honrada.

Y peor aún: están generando más y más jóvenes lobotomizados como estos con una educación que adoctrina en el “anticapitalismo” y en todas las nefastas ideologías anexas. Y no sólo en España, porque el fenómeno de Antifa o BLM es exactamente lo mismo. Son futuros votantes, y activistas muy útiles para recobrar el poder si se perdiera. Lo llevamos viendo desde el ‘Nunca mais’ y el ‘No a la guerra’ -por no retroceder más.

Es muy sencillo: el problema es la extrema izquierda. No me vengan con la extrema derecha, porque no existe, por más que una chica de 18 años haya tenido su minuto de gloria. ¿Qué extrema derecha está causando disturbios y agrediendo a sus rivales políticos? ¿Qué problema causa la derecha cuando nos imponen leyes claramente inconstitucionales? ¿Manifestaciones motorizadas?

Así seguiremos, y cada vez peor, mientras no haya una condena clara del comunismo. Tan clara como la del nazismo. Miren que está costando, y miren que es obvio. Díganselo a los jóvenes: “el comunismo es tan malo como el fascismo”. O incluso peor. Infórmense, convénzanse, muéstrenlo en películas y series, y verán cómo por fin podremos vivir tranquilos. ¿O es que ya les va bien así?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

2 comentarios