www.mallorcadiario.com

La izquierda antidemocrática

miércoles 12 de mayo de 2021, 05:00h

Salvador Illa (exministro socialista y candidato del PSC) ha llamado a "aliarse con vascos, navarros, valencianos o baleares" para "pasar a la ofensiva, para que escuchen nuestra voz y defender nuestros derechos", que, según ha insinuado el dirigente del PSC, "podrían peligrar con la victoria de Ayuso en Madrid’. (LD/6/5/2021.)

La vicepresidente Carmen Calvo ha criticado la campaña electoral de "cañas" y "berberechos" y ha alertado de que "el fascismo" a veces llega "disfrazado" con la bandera de la libertad’. (LD/5/5/2021.)

Finalmente, José Luis Ábalos, ministro de Transportes, el de las cuarenta maletas misteriosas de Delcy Rodriguez, la mano derecha del dictador venezolano, Maduro. Este caballero, número tres del PSOE, dijo, entre otras brillantes ocurrencias: "Diaz Ayuso mantiene una relación impúdica con la ultraderecha". Añadió que, "Grouxo Marx se queda enano ante Díaz Ayuso, porque dice cada día una barbaridad". (ElMundo/30/4/2021.)

No hay necesidad de extenderse en más declaraciones para ver el concepto de democracia que tienen los socialistas realmente existentes.

Salvador Illa hace una llamada para pasar a la ofensiva. ¿Por qué esta acuciante llamada? Por dos motivos principales. Porque la derecha ha ganado las elecciones. ¡Qué miedo! En este caso, Díaz Ayuso, del Partido Popular, que formará gobierno, probablemente, con el apoyo de Vox. ¡Qué escándalo!

El segundo motivo, que justificaría esta apremiante llamada, es la defensa de ‘nuestros derechos’. Parece que se refiere a los derechos de los catalanes. O, tal vez, se refiera a los derechos de los separatistas catalanes antiespañoles. Además de vascos, navarros, valencianos o baleares, que estarían, también, en esta delicadísima situación.

Veamos el primer motivo. ¿Qué problema hay con esta victoria electoral de Díaz Ayuso, más que del mediocre PP centrado? ¿Ha habido trampas? Ninguna. Entonces ¿cuál es el problema?

En los sistemas políticos democráticos, la alternancia en el poder-a causa de los resultados electorales democráticos- es un elemento clave para la consolidación de la propia democracia. Se trata de la alternancia pacífica, de acuerdo con la voluntad popular expresada en las urnas.

Sin embargo, la alternancia pacífica democrática deja de serlo cuando el perdedor expresa públicamente- sin ninguna prueba- sus temores de que el vencedor electoral eliminará derechos. Esto equivale a decir que el vencedor dará una especie de golpe de Estado. Esto es gravísimo. Solamente con pruebas muy contrastadas pueden los perdedores anunciar, públicamente, que estamos en presencia de un anunciado golpe de Estado, vinculado al recorte- totalmente ilegal- de derechos.

Pero todo es mentira, porque Díaz Ayuso, ni tiene competencias para restringir o eliminar derechos, ni nunca ha mencionado ningún tipo de recortes, ni algo parecido. La proclama de Salvador Illa es falsa, irresponsable y antidemocrática. Si alguien ha restringido derechos habrá sido Pedro Sánchez aprovechando el Estado de Alarma.

El artículo 10.1 de nuestra Constitución, dice:

"La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social".

Solamente la insinuación de Salvador Illa de que Díaz Ayuso estaría dispuesta a esta acción ilegal e inconstitucional, muestra el carácter miserable y antidemocrático de este socialista. Que no ha sido corregido por el presidente del gobierno, el arrogante y mentiroso Sánchez. Silencio que le hace cómplice de la bajeza de su compañero.

No contentos con este ataque al funcionamiento institucional, el desprecio por el resultado electoral, y el rechazo a la pacífica alternancia política, se añade otra infame declaración. Esta vez, de la vicepresidente socialista Carmen Calvo. "A veces, el fascismo viene disfrazado con la bandera de la libertad". Una acusación a la vencedora de las elecciones, Díaz Ayuso, de ser fascista, y también a sus votantes.

Calvo está enferma de sectarismo. ¡Facha el que no me vote!

Además, una catedrática de derecho constitucional no debería ser tan ignorante. Fascismo: Movimiento político y social de carácter totalitario y nacionalista fundado en Italia por Benito Mussolini después de la primera guerra mundial. ¿Sabe la señora Calvo qué es el ‘totalitarismo’? Régimen político en el que el poder es ejercido por una sola persona o partido de manera autoritaria, impidiendo la intervención de otros y controlando todos los aspectos de la vida del Estado.

O sea, que Díaz Ayuso quiere el totalitarismo. ¿Y le han votado abrumadoramente? La vicepresidente Carmen Calvo es de la misma calaña que Salvador Illa. Ambos han mentido gravemente y han mostrado su talante antidemocrático.

Finalmente, el ministro Ábalos. Dejaré la parte estúpidamente divertida, que compara a Díaz Ayuso con Grouxo Marx, para centrarme en las supuestas relaciones "impúdicas" de la vencedora con "la ultraderecha", o sea, Vox. Ábalos no es un político respetable. Es un marrullero de la política. Resumiendo, en España, aquí y ahora, ser de ‘ultraderecha’ equivale a ser fascista.

Estatutos de Vox. Artículo 3.2. Fines.

2.- La defensa de la libertad individual, el Estado de Derecho, el imperio de la Ley, la independencia de la Justicia y el sistema democrático.

¿Dónde está el fascismo, José Luis? Cualquiera puede ver en internet estos Estatutos. O sea, Ábalos miente como un bellaco socialista. Y mienten la gran mayoría de cadenas de televisión y tertulianos al repetir el mantra de ‘ultraderecha’. Por algo cobran subvenciones del gobierno.

Estos tres destacados políticos socialistas, que dan vergüenza a cualquier ciudadano con un mínimo de decencia, se completan con otros políticos que están en el gobierno por voluntad de Pedro Sánchez. A pesar de que prometió, pública y repetidamente, que no estarían. Palabra de socialista.

Me refiero a los ministros comunistas y al hasta ahora vicepresidente Iglesias. ¿Cómo se atreve el ministro Ábalos a condenar la supuesta relación impúdica de Diaz Ayuso con la ultraderecha? Ni Vox es ultraderecha, ni hay relación impúdica. Pero sí hay una relación indigna y deshonrosa del gobierno de Sánchez con varios ministros comunistas y- hasta ahora- un vicepresidente comunista. Además de filoetarras y golpistas.

¿Por qué es indigna su relación? Porque el Parlamento europeo declaró, en noviembre de 2019, que comunismo y nazismo son las dos doctrinas totalitarias más criminales del siglo XX.

¡Y hablan de relaciones impúdicas de Díaz Ayuso! ¡Qué caraduras!

‘Somos la izquierda’.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios