www.mallorcadiario.com

Todos a Fitur a nuestra costa

Por Joan Miquel Perpinyà
jueves 20 de mayo de 2021, 05:00h
Tengo 47 años y jamás he ido a Fitur. Debo confesarlo y comenzar este artículo sincerandome con el lector porque en Baleares, quien no ha estado en Fitur —pagándolo otros, se entiende— no es nadie. Ir a Fitur pagándote el viaje, la estancia y los gastos tú mismo no tiene ningún mérito y es tan absurdo que nadie lo hace. Nadie tiene el menor interés en ir a esa cita internacional que se celebra en Madrid cada año y en la cual todos los expositores presumen de ofrecer a los turistas cosas exclusivas, idénticas a lo que ofrecen los demás. Que si playas paradisíacas de arena blanca y agua azul turquesa (como si nuestros competidores no conociesen el mar), que si una oferta cultural inmejorable (como si no hubiese museos en ningún otro sitio del mundo), que si una gastronomía deliciosa (como si nadie más en el mundo cocinase los alimentos), que si fascinantes rutas cicloturistas y de senderismo (como si eso solo se pudiese hacer aquí)...

La legión de los que van a Fitur son mayoritariamente políticos y asesores que van a pegarse una fiesta por cuenta del erario público y necesitan una excusa para escaparse sin que ese viaje les cueste una crisis de pareja. Pero no se engañen, no hace la menor falta que vayan ni van a promocionar nada como no sea a sí mismos. Su presencia es absolutamente prescindible y si se abstuvieran de ir, no pasaría absolutamente nada y todo eso que nos ahorraríamos. Pero van y encima en los últimos años se hacen fotos que comparten en las redes sociales para que parezca que hacen algo, pero no hacen nada de nada, excepto alternar por cuenta ajena.

Es lógico que las empresas que se dedican al turismo, singularmente las hoteleras y las aerolíneas, estén presentes en las ferias turísticas como Fitur, porque se trata de una cita en la que se cierran muchos negocios y se hacen contactos. Pero ¿qué pintan allí el ejército de políticos que enviamos cada año? Pocos alcaldes y concejales de turismo están dispuestos a perderse la oportunidad, pero sin el menor provecho, por más que tratan de engañar al personal hablando de sus excelencias (que todos comparten, luego tienen poco de excelencias) y diciendo que han sondeado el mercado y que las sensaciones son buenísimas. Si es que algo hay que decir pero no es necesario reírse de la gente.

Cada año pasa lo mismo y el día de la inauguración, que usualmente corre a cargo de los Reyes, la presidenta Francina Armengol y buena parte del Govern (este año incluso se ha apuntado la consellera de Agricultura, ¡Mae de la Concha!) están en el estand de Balears rezando porque Sus Majestades se dignen a pararse y saludar. Fotos, sonrisas y a otra cosa, mariposa. Un paripé vergonzoso por repetitivo e inútil.

Ni siquiera los políticos de la oposición en las distintas administraciones se pierden el sarao, exigiendo al Gobierno que haga cosas que ellos, cuando alcancen el poder, en ningún caso harán, como el PP de Balears, que pide un IVA del 4% al sector turístico. Ya verán como ellos no lo hacen, llegado el caso.

Resulta bastante deplorable comprobar los esfuerzos que todos hacen para hacer creer que están trabajando, cuando se trata de auténticos viajes de placer pagados por los contribuyentes. Cada año igual.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios