www.mallorcadiario.com

La 'Ley Herodes'

Por Agustín Buades
domingo 23 de mayo de 2021, 05:00h

La Ley orgánica de protección integral de la infancia y la adolescencia frente a la violencia aprobado esta semana en el Congreso ya es conocida como la ‘Ley Herodes’, en referencia a lo relatado en el evangelio de San Mateo, cuando el Rey Herodes dio la orden de exterminar a todos los niños menores de dos años en Belén y sus alrededores. Así la ha clasificado, muy acertadamente, Vox, en el hemiciclo, argumentando que en ese momento, al igual que ahora, se “quisieron cambiar las normas de una sociedad para arrebatarnos a nuestros hijos”

El texto no disimula algunos de los tics ideológicos más caros al actual gobierno de coalición entre PSOE y Podemos, como la equiparación entre género y sexo.

Especialmente preocupante es el artículo 9.3, que aprovecha para consagrar con rango de ley orgánica el presunto derecho de los niños a "la orientación e identidad de género sentida o expresada", que determinaría, en relación con la definición de violencia del art. 1.2, que toda discrepancia de los padres, los profesionales o el entorno familiar sobre la idea de sexualidad que subyace a ese presunto derecho postulado por la ideología de género, pueda ser considerada una forma de violencia.

Así, la Disposición Final octava señala como “situación de riesgo para el menor” la “no aceptación –por los progenitores o cuidadores– de la orientación sexual, identidad de género o las características sexuales de la persona menor de edad”, una postura que induce a la intervención de la Administración sin más peros.

Además, el proyecto de ley deja entrever una percepción de la familia como ámbito deficitario de educación y cuidado, ante el que los poderes públicos tendrían que estar constantemente vigilantes para corregirlo. El gobierno entiende que es deber de la administración, por ejemplo, fomentar la “parentalidad positiva” con materiales formativos que, entre otras cuestiones, incluyan “contenidos específicos referidos a la diversidad sexual y de género, como medida de prevención de conductas discriminatorias y violentas hacia los niños, niñas y adolescentes” (art. 26.2).

Toda esta ley tiene un tufillo salvajemente intervencionista y adoctrinador muy desproporcionado y nada razonable. A pesar de que en la ‘Exposición de motivos’ se dedican palabras amables a la familia, esta solo aparece en el articulado como eventual fuente de violencia y peligros para los niños. La ley no establece medidas positivas de apoyo a la familia con carácter general, sino medidas de intervención y vigilancia de los poderes públicos sobre las familias, algo que puede ser lógico y necesario en algunos casos, pero no con carácter general y preventivo.

Como decía Chesterton. "quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen". Y añado yo: o sí.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios