www.mallorcadiario.com

Vivir con la mentira

Por Sebastián Urbina
miércoles 16 de junio de 2021, 05:00h

Recuerdo la buena impresión que me produjo la lectura de ’12 reglas para vivir’, de Jordan Peterson. Me caía bien antes de empezar. Había sido abucheado e insultado en varias Universidades norteamericanas, por parte de los estudiantes progresistas. Era, y es, despreciado por la izquierda norteamericana, ya que cuestiona los sagrados mantras progresistas.

Escribió sobre la mentira. Empezaba la regla 8 con este título: ‘Di la verdad, o por lo menos no mientas’. Añade: "Cuando la mentira es lo suficientemente grande, todo el mundo se echa a perder. Pero, si la miras de cerca, compruebas que la mayor de las mentiras se compone de otras más pequeñas … Es así como las cosas se derrumban… El infierno llega después. Llega cuando las mentiras han dinamitado la relación entre el individuo o el Estado y la misma realidad".

No soy tan ingenuo que crea que solamente dice mentiras la izquierda. No. Pero sí creo que es correcta la afirmación del economista J. Kenneth Galbraith: "No votamos entre buenos y malos, sino ente malos y peores".

Y la izquierda miente mucho más. ¿Por qué? La izquierda se cree moralmente superior. De ahí que interiorice que su fin, moralmente superior, justifica los medios. Versión laica del fin ‘santifica’ los medios.

Las cosas se entienden mejor si se sitúan en el contexto adecuado.

En primer lugar.

Que el indulto a los golpistas catalanistas, condenados por malversación, sedición y desobediencia, sea un acto de magnanimidad y rechazo del revanchismo, es una repugnante mentira. Que hace muchísimo daño, porque la afirma, públicamente, el presidente de gobierno de España.

El presidente Sánchez puede seguir en el sillón de La Moncloa, si tiene el apoyo parlamentario de Podemos, Bildu y ERC. O sea, si los golpistas catalanistas- o demás chusma- le niegan el apoyo, el gobierno socialista tendrá grandes dificultades para gobernar. Probablemente, tendría que convocar elecciones. La supuesta ‘magnanimidad’ del mentiroso presidente Sánchez, es otra mentira.

En segundo lugar, los golpistas catalanistas, no están arrepentidos del golpe de Estado. Al contrario, proclaman públicamente, "lo volveremos a hacer".

En tercer lugar, el Tribunal Supremo y toda la oposición están en contra del indulto, total o parcial.

En cuarto lugar, la historia del catalanismo es una historia de deslealtad, victimismo y chantaje contra España y los españoles.

Finalmente, hablar de ‘revanchismo’ es insultar al Tribunal Supremo. Lo que está diciendo el mentiroso Sánchez es que los miembros del Tribunal Supremo, en vez de aplicar las leyes vigentes con ecuanimidad, actúan por revanchismo. Este repugnante y falso comentario coloca al presidente de gobierno al lado de los golpistas antiespañoles. Su sitio.

Decía J. F. Revel, en ‘El conocimiento inútil’: "La primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira". Dije antes que "nadie está libre de pecado", pero, aunque no está justificado tirar piedras, sí lo está denunciar el peligroso entramado de graves mentiras gubernamentales, divulgadas y vitoreadas por los medios de manipulación, generosamente subvencionados por el gobierno de Sánchez, con el dinero de los contribuyentes.

Por desgracia, la libertad y otros importantes valores reconocidos por nuestra Constitución, no se defienden solos. Necesitan gentes que los defiendan. Se ha visto en País Vasco y Cataluña. Alguno puede pensar que para eso están los jueces. Es importantísimo tener jueces competentes e independientes. Si todos fuesen así, los ataques a la democracia estarían mejor defendidos. Pero, cuando las cosas se ponen feas, no podemos pedir heroicidad a unos cuantos. O actúa la mayoría de la sociedad, o estamos exigiendo demasiado a una minoría.

¿Es casualidad que muchos policías y jueces, entre otros profesionales, quieran marcharse de Cataluña? ¿Por qué? Porque el ambiente nacionalista identitario y antiespañol es irrespirable. Gracias a la cobardía/desvergüenza de PP/PSOE. Digamos, de pasada, que muchos políticos de izquierdas, aunque no exclusivamente, han negado, repetidamente, que en Cataluña hubiera discriminación lingüística. ¿Cómo pueden ser tan sinvergüenzas? Esta gentuza sin escrúpulos sigue ocupando cargos públicos. En la derecha también se han dado actuaciones despreciables, como la vergonzosa defenestración de Vidal Quadras, a exigencias del Muy Honorable Jordi Pujol, que tragó el popular Aznar.

Aunque la mentira y la mezquindad no son patrimonio exclusivo de la izquierda, ganan por goleada. Goleada que se confirmó con la presidencia irresponsable y pro-separatista del bobo Zapatero. El que ahora hace la pelota al dictador Maduro. Perdió la vergüenza hace tiempo y no la ha recuperado. Y le sucede un campeón de la mentira, el traidor indultador Sánchez. ‘Somos la izquierda’.

Antes dije que los valores fundamentales como libertad y otros, típicos de los sistemas democráticos, no se defienden solos. Para eso se requiere una ciudadanía responsable, capaz de ‘hacer algo’ en su defensa. Sin pedir heroicidades, que son bienvenidas, pero que no son exigibles.

Resulta que este ‘hacer algo’ es de cada vez más difícil. ¿Por qué? Porque los mayoritarios medios de manipulación se encargan de suministrar alfalfa a las masas. Diversión e imágenes. Mucha telebasura. Nada nuevo, pero muy intensificado. Es lo que hacía Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, pero en clave ‘progresista’. Pan y circo. Juerga, botellón, despelote, pasar curso con suspensos. Repetir, machaconamente, las mentiras oficiales. Interpretar todos los acontecimientos en clave progresista. Hablar mal- sistemáticamente- de los que no son los nuestros. O condenarlos al pozo del fascismo. También llamado ‘ultraderecha’ o ‘derecha extrema’.

Lo ha dicho la tele. Debe ser verdad. Informarme bien me llevará tiempo y esfuerzo. ¡Qué coñazo! Además, yo voy con la mayoría. ¿Dónde va Vicente? Donde va la gente. ¡Facha el que no bote! Los estudiantes de hoy serán los ‘progresistas’ de mañana. Y nos votarán. ¿Cómo van a votar a los fachas?

Y la derecha- o sea, los ‘fachas’-, dejando aparte sus mentiras, que son menos porque los aficionados no pueden ganar a los profesionales de la mentira, es políticamente tonta.

Vivimos en un mundo de la comunicación y de la tecnología. La capacidad de influir en los ciudadanos es muchísimo mayor que en cualquier otro momento de la Historia. Pues bien, la izquierda aprovecha estos avances para influir/manipular a las masas. Con el control de la mayoría de los medios de comunicación/manipulación, y el sistema educativo, en manos- gran mayoría- de profesores de izquierda.

Y la derecha abobada, esperando que la izquierda lo haga tan mal que pierda las elecciones. Tampoco entiendo a la derecha económica. En Cataluña, apoyó al monstruo que, ahora, no puede controlar.

¿Por qué la derecha política y la económica son tan acomplejadas?

1.- El informe del diputado parlamentario letón Cilevics (socialista) deslegitima el poder judicial español, el Tribunal Supremo, deslegitima a España como un Estado viable y sugiere que los golpistas son presos políticos.

O sea, reproduce literalmente las tesis independentistas. ¡Mira, Pedro, otro de los tuyos insultando a España! ¿No os da vergüenza, o no tenéis vergüenza?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios