www.mallorcadiario.com

Juan Gual quiere menos impuestos para los barcos

martes 12 de abril de 2011, 14:11h

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca, Joan Gual de Torrella, pedirá un cambio en la fiscalidad que se aplica al sector de chárter náutico en España durante su comparecencia este miércoles ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados.

Ante la pérdida de competitividad que conlleva la actual frente a otros destinos competidores, Gual de Torrella abogará por la supresión del Impuesto de Matriculación para embarcaciones, que grava con un 12 por ciento el precio de adquisición de una embarcación de más de 8 metros y que únicamente se cobra en España, según un comunicado de la Cámara remitido a mallorcadiario.com.

Pese que con este impuesto se recaudaron 19,5 millones de euros en 2009, supone una “importante merma de competitividad” para un sector que, según los últimos datos disponibles, a nivel nacional genera unos 1.000 millones de ingresos, atrae a unos 600.000 turistas extranjeros y da empleo a unas 41.000 personas anualmente. De esta forma, su supresión se vería ampliamente compensada por un significativo aumento en los impuestos sobre Sociedades o Renta.

En su comparecencia ante los diputados, Gual de Torrella abordará la situación actual del sector náutico español, que por “la asfixiante regulación fiscal”, ha pasado de tener una relevancia económica importante, a situarse muy por detrás de países como Francia o Italia, que hoy en día facturan cerca de 10 veces más por construcción de embarcaciones de recreo que España.

La vertiente turística del sector náutico ofrece además para España “una gran oportunidad para las tan anheladas diversificación y desestacionalización”, ya que puede ofrecer a los crecientes demandantes de esta modalidad unas buenas infraestructuras portuarias (más de 320 puertos, 107 mil amarres y 950 empresas náuticas), una climatología agradable la mayoría del año, una costa atractiva para la navegación y un estilo de vida y ocio satisfactorio para su demanda.

Los usuarios de turismo náutico tienen además un alto poder adquisitivo, ya que el gasto total por viaje náutico en nuestro país se sitúa en torno a los 1.260 euros, y tienen una estancia media de 7 días (frente a los 3 o 4 días del turismo tradicional), una cifra que en el caso de los archipiélagos se extiende hasta los 11 días de media, de los que 7 se dedican a la actividad del chárter náutico (alquiler de embarcaciones), mientras el resto se aloja en establecimientos hoteleros.

 

Gual recordará que por el modelo impositivo español, la compra de embarcaciones en España puede ser un 30 por ciento más cara que en otros países. Muy al contrario, el resto de países competidores del Mediterráneo ven en el sector del chárter náutico un filón de actividad turística de alto poder adquisitivo y con vinculaciones directas con la industria náutica, por lo que han decidido mimarlo y apostar por él, con el resultado de que en los últimos años han ganado cuota de mercado, mientras que España la ha visto reducirse progresivamente.

Esta merma es particularmente importante en el subsector de los megayates (embarcaciones de más de 24 metros de eslora), ya que si no aplicara el Impuesto de Matriculación, España podría concentrar un 30 por ciento por ciento de las reservas de esta modalidad, que genera unos 768 millones de euros anuales, de los que Francia e Italia concentran un 59 por ciento. Es decir, España podría obtener unos 136 millones de euros, frente a la práctica inactividad que registra en la actualidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios