www.mallorcadiario.com

Reforma y ampliación del aeropuerto

viernes 14 de febrero de 2020, 09:12h

Desde que AENA anunció que tenía el firme propósito de reformar y ampliar Son Sant Joan, se ha desatado la histeria en el Govern. En unos -PSIB-, por tratar de hacer ver que todo iba a desarrollarse de común acuerdo, y en otros -Més-, por intentar frustrar una iniciativa que intuyen, seguramente con acierto, que tiene por objetivo último traer más aviones y más turistas a pasar por caja.

AENA es el último cortijo estatal, manejado a antojo del gobierno central con ignorancia de cualquier interés autonómico, salvo en Cataluña, claro. De manera que, se ponga como se ponga Armengol, lo más que va a conseguir el Govern va a ser maquillar su sumisión a la metrópoli aeronáutica, que obviamente está en la capital de España. Parece ser que ayer se avanzó en esta operación cosmética, con lo que una parte del ejecutivo balear ya está satisfecha, aunque los econacionalistas van asumiendo que van a tener que tragar ruedas de molino.

Quien envió el mensaje más clarificador fue el diputado socialista en el Congreso, Pere Joan Pons, que se retrató una vez más evidenciando hace unos días que las obras se llevarían a cabo, sí o sí, con el plan presentado por AENA, loando sus maravillas. En lugar de diputados socialistas en Madrid, en realidad tenemos dos delegados más del Gobierno de España en Balears, pues jamás picotean siquiera la mano que les da de comer para defender nuestros intereses. Es lo que hay.

Son Sant Joan, diseñado por el amigo de Felipe González, Pere Nicolau, es uno de los aeropuertos más horrorosos y lóbregos de Europa con ventaja. La falta de experiencia y crédito profesional en el diseño de este tipo de infraestructuras se suplió con toneladas de hormigón con las que ocultar la luz del Mediterráneo, cuando en todo el mundo se apostaba ya por el cristal y las armaduras metálicas livianas, como podemos ver en Barcelona, Madrid y muchos otros aeropuertos de todo el mundo, anteriores y posteriores a Son Sant Joan.

Con los años, este daño irreparable a nuestra imagen -si demolieran todo el hormigón tendríamos que exportarlo, so pena de que Son Reus superara en altura al Puig Major- fue parcheándose con la terminal interislas y el módulo C, construido para albergar el antiguo hub de Air Berlin y que ahora aloja la mayor parte de los vuelos de compañías europeas. Son, sin duda, las dos únicas zonas potables de nuestro aeródromo.

Si la reforma va en esa dirección, pues, bienvenida sea.

Sin embargo, quedan muchas cosas pendientes de resolver. Por ejemplo, resulta infame e incumple toda clase de normas de protección a la infancia y la finalidad de las legislaciones antitabaco y antialcohol que, para acceder a las puertas de embarque, los pasajeros, niños, adultos y ancianos, tengan necesariamente que atravesar el paraíso del tabaco y el alcohol de alta graduación de las tiendas libres de impuestos, algo que no ocurre, que yo sepa, en ningún otro aeropuerto, pues siempre se proporciona una alternativa no comercial para el acceso al embarque.

En Palma, en cambio, solo nos libran de la tortura si volamos a Eivissa o Menorca. En el resto de casos, si uno tiene problemas con el alcohol o si está intentando dejar el tabaco, AENA lo disuade de su error, y en caso de ser un menor, parece tratar de convencerle de que fume y se emborrache tan pronto como consiga que alguien le proporcione -aunque sea de estrangis- un atractivo y multicolor cartón de tabaco o una resplandeciente botella de licor. La conselleria de turno debe estar de vacaciones, como de costumbre cuando se trata de menores.

Para AENA, los pornográficos alquileres que abonan estas empresas lo justifican absolutamente todo.

No sé si la reforma y ampliación del aeropuerto tiene como objetivo incrementar el número de vuelos, aunque me extrañaría que no fuera así. De lo que no tengo dudas es de que se van a incrementar los metros cuadrados de superficie comercial y los ingresos del cortijo, no los nuestros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios