www.mallorcadiario.com

Los vecinos de Sa Gerreria exigen el "fin" de la Ruta Martiana

jueves 28 de abril de 2011, 18:17h
La paciencia de los vecinos de Sa Gerreria se está agotando y, tras una noche más de bullicio y griterío, reclaman el "fin" de la Ruta Martiana, al entender que las aglomeraciones que se forman todos los martes por la noche en esa zona del casco antiguo de Palma viola la ordenanza del botellón -que regula los usos de los espacios públicos-, y que prohíbe las concentraciones que perturban y deterioran la tranquilidad del entorno. El presidente de la Asociación de Vecinos de Canamunt, Ferran Tarongí, ha lamentado que el retraso en la aplicación de la ordenanza está generando "problemas". Bajo su punto de vista, la ruta "no está autorizada por el Ayuntamiento" y por tanto "no se puede llevar a cabo". A pesar de ello, en declaraciones a Europa Press, Tarongí se ha mostrado de acuerdo con las medidas que está adoptando el Ayuntamiento para controlar el "volumen de gente" que se aglomera todos los martes en tres o cuatro calles de Sa Gerreria. "No queremos un estado policial, pero que el Ayuntamiento dedique horas al barrio significa que tiene en cuenta la opinión de los vecinos y ha detectado un problema grave", ha precisado. Además, Tarongí cree que es necesario que se reúna cuanto antes la Comisión de Seguimiento de la ordenanza del 'botellón'. La conformarán todas las partes afectadas y se evaluarán las zonas que merecen una mayor atención. La concejala de Derechos Cívicos del Ayuntamiento, Cristina Ferrer, aseguró en los días posteriores a la aprobación definitiva del texto que la comisión debería constituirse antes de cumplirse un mes después. Sin embargo, la comisión todavía no se ha reunido. Según el presidente de los vecinos, "el problema es la ruta; queremos que se acabe porque no tenemos que pagar que los bares quieran hacer caja en un solo día". Además, Tarongí ha criticado cierta "permisividad a todos los niveles" con los locales. "Ahora se ha empezado a controlar el aforo pero sabemos que muchos locales funcionan sin licencia de actividad", ha explicado. Asimismo, ha señalado que la semana pasada los vecinos presentaron una queja a la Policía Local después de los incidentes que se vivieron días atrás. Tarongí explicó, en declaraciones a Europa Press, que personal de los locales "increpó y amenazó" a vecinos del barrio dentro de un clima de tensión que se había generado después de la extensión de pancartas en edificios del barrio que, según indicó, "incitaban a la violencia". La intención del presidente de la Asociación de Vecinos de Canamunt era la de denunciar los hechos pero no pudo hacerlo porque para llevar unos hechos por la vía penal, es necesario que sea la víctima la que presente la denuncia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
7 comentarios
Compartir en Meneame