www.mallorcadiario.com

Visita al Coronado

viernes 08 de marzo de 2019, 02:00h

Gracias a la pasión que atesoran Antonia y Javier, y algunos otros entusiastas impulsores de la iniciativa "Salvar el Coronado", conseguí ayer visitar uno de nuestros BIC más singulares, el Convair 990A de Spantax, que las autoridades de este país consienten incomprensiblemente que se siga degradando, tras 31 años de exposición a los elementos en Son Sant Joan.

Se trata de una joya aeronáutica tan singular que actualmente solo existen tres más en todo el mundo, todos ellos en condiciones de exposición -dos en California y uno en Suiza-, sin que por desgracia sea posible volver a escuchar el rugido de sus cuatro elegantes turborreactores ni observar las estelas de humo de su despegue.

Tengo grabadas en la memoria esas sensaciones desde hace más de cuarenta años, cuando, siendo adolescente -en un mundo que, desde luego, no estaba tan desquiciado como el actual-, me colaba con un amigo por los huecos existentes en la reja perimetral del aeropuerto para fotografiar a pie de pista las operaciones de aquellos pájaros plateados que me tenían enamorado. Hoy, ya lo sé, aquello nos parece una locura.

Ni que decir tiene que soy un friki de los aviones desde esa época y conservo como oro en paño aquellos negativos, que yo mismo revelaba tan pronto como regresaba a casa, sin poder esperar.

Para mí, y para muchos 'enfermos' de todo lo que tenga que ver con la aviación fue una inmensa satisfacción, pues, que el Consell catalogara ese pedazo de la historia de Mallorca para protegerlo de los intereses que incomprensiblemente pretendían su destrucción. Es necesario reconocérselo a su actual presidente, Miquel Ensenyat. Pero ese fue solo un primer paso, ahora es necesario implicar en el proyecto a otras instituciones y a la iniciativa privada, especialmente a un sector hotelero que en su día pudo crecer y llegar a ser lo que es hoy gracias a la aviación chárter de la que Spantax fue pionera en nuestro país.

El Coronado ocupa actualmente, cierto es, un lugar que no le corresponde, en la Base Aérea de Son Sant Joan, lo que provoca la lógica molestia a sus mandos. Pero, a buen seguro, cualquier militar del Ejército del Aire compartirá con nosotros el anhelo de ver el máximo exponente de la aviación chárter española restaurado y en condiciones de ser visitado por escolares, aficionados y turistas.

Para AENA, que en gran medida tiene la llave de la solución definitiva, sería una oportunidad magnífica de corregir la antipática imagen de la que, por diversas razones, goza entre los mallorquines, contribuyendo a devolverles un pedacito de su historia. Y eso que solo tiene que acceder a encontrar un lugar idóneo en el recinto aeroportuario para reubicarlo. Por qué no, quizás cerca del DC-9 que utilizan para sus ejercicios los equipos contraincendios, y que recientemente ha sido totalmente repintado.

El Coronado presenta un aspecto deteriorado, pero los expertos señalan que su estructura está intacta y que suplir las superficies estropeadas para su exposición es una tarea relativamente fácil. Indudablemente, hace falta mucho trabajo, pero voluntarios no faltarán, a buen seguro. Lo que se necesita es poder emprender el trabajo cuanto antes y contar con respaldo económico.

Sería imperdonable que los mallorquines consintiéramos una vez más -y van....- que las huellas de nuestro pasado se esfumen ante la indiferencia de los políticos y el desconocimiento ciudadano de ese pedazo de la historia de nuestro sector turístico.

Así que ojalá sirva este artículo como llamada general a darle una solución digna y definitiva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.