www.mallorcadiario.com

Camargo no ha entendido nada

viernes 14 de octubre de 2016, 04:00h

La portavoz parlamentaria de Podem, Laura Camargo, incurrió ayer en la vieja práctica política de defender a ultranza el comportamiento de una compañera de su formación, la presidenta del Parlament, Xelo Huertas, cuando si el mismo comportamiento lo hubiese protagonizado cualquier otro político rival, ajeno a Podem, lo hubiese censurado con virulencia y hubiese exigido su dimisión o cese.

Camargo reconoció que no tenía constancia de que Huertas no hubiese disfrutado de sus vacaciones cuando sí lo hicieron el resto de miembros de la Cámara autonómica, lo cual es cuando menos llamativo, teniendo en cuenta que ambas son del mismo grupo parlamentario y que, además, Camargo pertenece a la Junta de Portavoces. Pese a ello, Camargo defendió que la presidenta Huertas tiene el mismo derecho que cualquier otro trabajador a tomar vacaciones, cosa que nadie ha puesto en duda, pero eludiendo pronunciarse sobre si es adecuado ausentarse en pleno periodo de sesiones.

Huertas, gracias a su cargo de presidenta del Parlament, se ahorró el viaje de ida de sus vacaciones, agarrándose a un privilegio

La dirigente de Podem no ha entendido nada de esta polémica y debiera revisar el código ético de su formación, que en el punto XI. C) les compromete a: “La renuncia a cualquier privilegio jurídico o material derivado de forma directa de la condición de representante, proveyendo desde la responsabilidad del cargo público evitar el acogimiento a cualquier figura de aforamiento judicial”.

Huertas, gracias a su cargo de presidenta del Parlament, se ahorró el viaje de ida de sus vacaciones, agarrándose a un privilegio material derivado de forma directa de su condición de cargo público. Ahora, pillada en fuera de juego y pretendiendo darle la vuelta a la tortilla, defiende su derecho a disfrutar vacaciones y que pagará su billete de regreso, así como todos sus gastos privados, por lo que ahorrará dinero a las arcas públicas. ¡Sólo faltaría!

El comportamiento de Huertas, pese a que sea legal, es absolutamente inapropiado y poco ejemplar, está fuera de duda y de ahí la polémica. La cerrada defensa de su colega, Laura Camargo, es solamente comprensible desde la óptica de la hipocresía política, pues no se puede olvidar que por mucho menos Podem ha puesto el grito en el cielo.

Compartir en Meneame