www.mallorcadiario.com

El duro trabajo de aparentar

Por Pilar Carbonell
domingo 14 de marzo de 2021, 02:00h

Muchos políticos, pero sobretodo miembros del famoseo internacional buscan protagonizar la entrevista del año. Intentan ser el que la lía más parda con el objetivo de que se hable de ellos, ya que protagonizar el minuto de oro puede llegar a ser muy rentable para los que viven de la verborrea. En lo poco que llevamos de año el reto está conseguido, será difícil de superar y para colmo el preciado trofeo no se lo ha llevado ningún miembro de esos dos grupos.

El cuento del Príncipe azul sigue en las estanterías y alguna al otro lado del charco creyó ser la afortunada de tan deseada elección el día que el Príncipe Harry le propuso matrimonio en su casa tan sólo unos meses después de haberse conocido. No pudo ni esperar a que el príncipe acabara la frase para decir aquello de “si quiero” estaba tan ansiosa que hasta se olvidó del anillo, como ella misma explicó en una entrevista a la BBC en noviembre de 2017. Se tiró de cabeza al pozo sin entender que pertenecer a una de estas instituciones es un trabajo en sí y que estar a la altura del continuo postureo no es un deber sino es una obligación palaciega.

La Familia Real británica es compleja por dentro, arcaica hacia fuera y un entramado difícil de entender a menos que lo hayas respirado desde la cuna. Buckingham no encajó bien a la americana desde un principio y nada tenía que ver con su color de piel, sino más bien con su pasado ante las cámaras y el hecho de no pertenecer a familia de renombre, y es que Isabel II priorizaba la continuidad de la institución por encima del amor. Pero cupido es caprichoso y más aun el hijo pequeño del Príncipe Carlos que se ha mostrado rebelde desde muy pequeño. El joven insistió y la reina cedió sin intuir que lo peor estaba por llegar.

La recién llegada creyó ser la guinda del pastel y no advirtió que tan solo era el último mono, por cierto no hagan ustedes ninguna interpretación de similitud en mis palabras, seria entrar en su juego, tan solo es una frase hecha.

Lavar los trapos sucios fuera de casa no está bien visto ni en el mas humilde de los hogares. En mi opinión la joven pareja ha medido las consecuencias en forma de dólares entrantes y tal vez no ha parado a pensar que tergiversar la verdad en una entrevista millonaria, preparada a conciencia y con indirectas hasta en las flores del vestido puede salir mas caro que lo ingresado.

De todo el espectáculo circense puesto en escena solo me gustaron los Aquazzura maravillosos a los que no puede quitar el ojo de encima mientras pensaba qué duro es pretender ser quien no eres, en verdad es realmente un fracaso y en este caso un fracaso REAL.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios