www.mallorcadiario.com
“Esperamos que 2023 será un buen año. Soy optimista, porque ser pesimista no tiene utilidad”
Ampliar

“Esperamos que 2023 será un buen año. Soy optimista, porque ser pesimista no tiene utilidad”

Gori Jaume es, a sus 29 años, uno de los miembros de la cuarta generación de Almacenes Femenías, empresa familiar que data de 1936. Graduado en Periodismo y Publicidad por la Universidad CEU San Pablo, hace suyos los principios y valores de la compañía. Más allá de su dedicación al trabajo y a la presidencia de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Baleares (AJEB), Jaume se autodefine como “una persona optimista porque ser pesimista no tiene utilidad” y se confiesa un gran seguidor del fútbol y, en concreto, del Real Mallorca.

Vayamos a los orígenes de Almacenes Femenías. ¿Nos los resume?

Mi bisabuelo, Don Jaime Femenías, fundó la empresa en Llucmajor en 1936. Se encargaba de facilitar material para la obra a los constructores de la zona. Como es lógico, empezó siendo una empresa muy pequeña, que poco a poco fue creciendo e incorporando trabajadores.

Lo cierto es que, pese a todo, la empresa siguió adelante y experimentó un espectacular crecimiento con los años. ¿Cómo lo consiguieron?

Así es. Mi abuelo, Don Gregorio Jaume, yerno de mi bisabuelo, trabajó unos años junto a él, codo con codo, y con su constancia e inteligencia al frente de la empresa consiguió hacerla crecer y expandirse, al principio sobre todo en Playa de Palma. Falleció en diciembre de 2021, con 84 años. Fue sin duda un empresario muy inteligente y emprendedor que se preocupaba por el negocio las 24 horas del día, los siete días de la semana, puesto que trabajaba también los sábados y domingos cuando hacía falta. Su gran hobby era el trabajo, en el que se implicó con la máxima dedicación y cariño. Supongo que nunca se planteó hasta dónde crecería la empresa, sino que él trabajó siempre con gran constancia y determinación. Puso las bases para que Almacenes Femenías sea lo que es hoy en día. Fue un visionario, una persona que tenía gran olfato para ver las oportunidades que se presentaban en cada momento, una persona que acertó en muchas decisiones y que supo corregir sus errores. Se sintió muy orgulloso de ver hasta dónde había llegado la empresa, a la que impregnó de sus propios valores (honestidad, constancia, búsqueda de la excelencia, humildad, con palabra y corazón...). Y, sí, podemos decir que convirtió su sueño en realidad. En definitiva, dejó un legado importante a sus hijos y nietos y también a la propia sociedad balear: él siempre se sintió muy comprometido con esta tierra y aportó su granito de arena para posibilitar el progreso de nuestra sociedad.

“Mi abuelo, D. Gregorio Jaume, puso las bases para que Almacenes Femenías sea lo que es hoy. Fue un visionario, una persona que tenía gran olfato para ver las oportunidades que se presentaban en cada momento, fue una persona que acertó en muchas decisiones y que supo corregir sus errores”

El crecimiento de Almacenes Femenías conllevó la ampliación de las instalaciones...

Obviamente, así fue. En 1962, como consecuencia de la alta demanda del sector turístico, surgió la necesidad de abrir un centro en S’Arenal, en Playa de Palma. En 1984, Almacenes Femenías inauguró su primer centro en Palma, concretamente en el polígono de Son Castelló. Se trata de un establecimiento de amplias dimensiones y estratégicamente ubicado. Igualmente, ya en 1999, se abrió un nuevo centro, en el polígono de Son Noguera, en Llucmajor, donde se ubican las oficinas y la administración, si bien también opera como centro logístico y de distribución. Posteriormente, en 2012, y debido al crecimiento experimentado por la compañía, se decidió trasladar el almacén a una nueva nave en el polígono de Son Rossinyol, también en Palma. A partir de ese momento, el establecimiento de Son Castelló pasó a convertirse en el showroom de la empresa, el espacio en el que están expuestos todos los productos en interiorismo y decoración.

¿Hasta qué punto los valores de su abuelo son vigentes a día de hoy en la empresa?

Diría que totalmente. Es más, parte de nuestro éxito creo que se fundamenta en el hecho de ser una empresa adecuadamente dimensionada, una empresa que tiene muy claro hacia dónde ir y la forma de hacerlo, con una clara definición de su misión, su visión y sus valores. Actuamos con una gran responsabilidad ante los empleados, los clientes y sobre la propia sociedad balear. Somos una empresa nacida en Mallorca y muy arraigada a esta tierra, con la que nos sentimos plenamente comprometidos.

La tercera generación (la conformada por Antònia Jaume, como directora general, Joan Jaume y Jaime Jaume) se ha encargado de tomar el testigo de mi abuelo y, en cierta forma de la profesionalización de la empresa, para convertirla además en un referente en el sector del interiorismo y la decoración. Le han sabido dar un nuevo impulso a Almacenes Femenías, con la incorporación de productos nuevos, innovadores. De hecho, creo que cada generación tiene su propio ciclo y tiene que aportar valor de alguna forma, de acuerdo con los tiempos que a cada cual le corresponde vivir.

“Parte de nuestro éxito creo que se fundamenta en el hecho de ser una empresa adecuadamente dimensionada en cada momento; una empresa que tiene muy claro hacia dónde avanzar y la forma de hacerlo”

Hablaba hace un momento de nuevos productos. ¿Qué puede encontrar la clientela en Almacenes Femenías?

Nosotros abarcamos todo el proceso constructivo como distribuidores de material: desde los materiales de construcción hasta los elementos decorativos. Por lo general, trabajamos con muchos constructores, arquitectos, interioristas, constructores y también con el cliente final. En el ámbito de la decoración atendemos mucha demanda de cliente final, sobre todo a raíz de la pandemia: creo que todos percibimos la importancia de vivir en un sitio confortable y ello incidió que muchas personas se animaran a mejorar y habilitar sus inmuebles. El Covid, en definitiva, puso en valor la vivienda familiar. Esta es una tendencia que en 2022 se ha seguido constatando. Por otra parte, como suministradores de material que somos, nosotros compramos en España y en Italia, principalmente. Servimos material sobre todo a Baleares, pero también exportamos al resto del mundo, al trabajar con cadenas hoteleras que tienen hoteles en México, República Dominicana, Jamaica, Cuba, Asia o Suráfrica. El hecho de ser proveedores de material de construcción para varias compañías hoteleras mallorquinas de gran importancia en el mundo supone un gran orgullo para nosotros; además, propician que la inversión se quede en Baleares, lo cual es un hecho muy positivo.

En los últimos tiempos, en muchos sectores se constatan dificultades para poder incorporar a jóvenes trabajadores. ¿Es ese su caso?

A día de hoy, contamos con una plantilla de unos 60 trabajadores. En nuestro sector, predomina el trabajador de cierta edad, y es cierto que a los más jóvenes les cuesta entrar y que hay dificultades para el relevo generacional. Actualmente, la juventud tiene otras prioridades, que tienen que ser tenidas en cuenta. Por tanto, se requiere mucha mayor flexibilidad y unas condiciones laborales distintas a las de hace unos años. Ante esta realidad, cabe ser inteligentes y saber conjugar todos los intereses.

“En una empresa familiar como la nuestra, cada generación tiene su propio ciclo y tiene que aportar valor de alguna forma, de acuerdo con los tiempos que a cada cual le corresponde vivir”

¿Cuál es el momento actual de Almacenes Femenías? ¿Y los retos de futuro?

Este año, 2022, ha sido raro y complicado, puesto que ha habido muchos elementos externos que han hecho inestable el mercado. Personalmente, pondría el foco en la crisis energética, que ha obligado a subir los precios de muchos productos. En nuestro caso, al tener productos fabricados en horno de gas, los fabricantes han tenido necesariamente que repercutir los sobrecostes en el precio. En todo caso, creo que el sector ha sabido sortear esta situación.

¿Retos? En cuanto a tendencias de presente y futuro de la empresa, destacaría que vamos hacia la sostenibilidad y hacia la economía circular. Nosotros trabajamos con empresas que tiene el certificado internacional B-Corp, que se otorga a empresas que fabrican a partir de material 100% reciclado. De igual modo, apostamos decididamente por el producto de kilómetro 0; es decir, por el producto balear.

¿Cómo vislumbra el año 2023?

Creo que tenemos que ir de la mano de la recuperación turística que hemos vivido en Baleares tras la pandemia. Este año que dejamos atrás ha sido extraordinario en nuestra comunidad para el turismo en general y para el sector hotelero en concreto, y la perspectiva es que en 2023 estaremos en la misma línea. Pienso que este hecho propiciará que los hoteles se decidan a hacer inversión para mejorar sus instalaciones, la planta hotelera. Y nosotros, claro está, queremos ser partícipes de eses movimiento. En Baleares, que es quizás una burbuja dentro de España en términos económicos, la perspectiva para el nuevo año es buena. Y digo perspectiva porque no sabemos lo que pueda ir acaeciendo, a la vista de los últimos acontecimientos (pandemia, invasión de Ucrania, crisis energética, etc.). Pienso que de todo se puede aprender. Como es lógico, a lo largo de casi un siglo de vida, nuestra empresa ha vivido momentos mejores y peores. De lo que se trata es de aprender la lección de cada situación y tomar las decisiones más apropiadas.

“A raíz de la pandemia, todos percibimos la importancia de vivir en un sitio confortable y ello incidió en que muchas personas se animaran a mejorar y habilitar sus inmuebles. El Covid, en definitiva, puso en valor la vivienda familiar. Esta es una tendencia que en 2022 se ha seguido constatando”

Cuatro de los cinco primos de la cuarta generación familiar trabajan en Almacenes Femenías. En su opinión, ¿cuáles son las ventajas e inconvenientes de ser una empresa familiar?

Ante todo, cabe decir que una empresa familiar no es una empresa normal, puesto que tiene un componente diferencial, que es la familia. En muchos casos, las decisiones no se toman solamente en términos de generar beneficios, sino que existen a menudo otros componentes a considerar. Sea como fuere, en Almacenes Femenías trabajamos juntos con el objetivo de intentar aportar valor a la empresa y un servicio a la sociedad. Tenemos establecido un protocolo familiar, que es una herramienta muy útil y que, entre otras cosas, regula la entrada de las nuevas generaciones en la propia empresa, estableciendo una serie de requisitos.

“El hecho de ser proveedores de material de construcción para varias compañías hoteleras mallorquinas de gran importancia en el mundo supone un gran orgullo para nosotros; además, propician que la inversión se quede en Baleares, lo cual es un hecho muy positivo”

Suscríbase aquí gratis a nuestro boletín diario. Síganos en Twitter y Facebook. Toda la actualidad de Mallorca en mallorcadiario.com.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios
Compartir en Meneame