www.mallorcadiario.com

Más ingresos y más deuda

sábado 17 de agosto de 2019, 08:23h
En un solo trimestre de 2019, la deuda se ha disparado más de 500 millones de euros. Queda por escrutar el segundo. El coste del atracón preelectoral y de las ya conocidas inversiones silenciosas está resultando muy lesivo para las arcas autonómicas. Las medidas populistas de un Govern que aparentaba gestionar con relativa solvencia el momento expansivo están saliendo muy caras. Y lo más razonable es pensar que es solo el aperitivo de una economía, que, según la práctica totalidad de los analistas, empieza a mostrar signos de debilidad.

En realidad, hasta la fecha, con una legislatura que ha transcurrido en un escenario económico favorable, nada hacía presagiar este desvío tan escandaloso. La dificultosa y larga salida de la crisis de 2008, a costa de empleos precarios y salarios bajos necesitaba, más allá de las palabras, medidas dirigidas al largo plazo para garantizar el estado de bienestar. El aumento incontrolado de la deuda es un golpe bajo a estas expectativas.

Una partida extra de 4.000 millones de euros permitía una gestión responsable y un horizonte de certidumbre que puede se hayan tirado por la borda. La incapacidad para ajustar la previsión de gastos a los potenciales ingresos nos coloca en el disparadero.

De hecho, si se revisan los ejercicios de las dos últimas décadas los números rojos se repiten. Por encima de cifras y porcentajes, lo más grave, es que esta capacidad insana para gastar lo que no se tiene, se concentra el gasto corriente e intangibles en determinadas legislaturas.

Una deuda controlada, no progresiva, dedicada a inversiones reales de ámbito general y que contribuyen a la calidad de vida de los ciudadanos puede tener un efecto intensamente positivo. Sin embargo, la magnitud del desvío era imprevisible. Han vuelto a fundir los plomos de las cuentas públicas.

Cuando tengamos oportunidad de revisar, selectivamente, los ámbitos en los que se ha producido, cuantificar el peso de las decisiones oportunistas que la han provocado y evaluar el coste de una administración expansiva, ajena a la realidad, llegaremos a la conclusión, una vez más, que son menos dañinos en la oposición.

En este caso, al romperse la tradicional alternancia política, el habitual roto en las arcas públicas de fin de legislatura, lo tendrán que gestionar los mismos que lo han provocado. Buen finde.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.