www.mallorcadiario.com

caso cursach

Carlos Gómez, presidente del Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears

Carlos Gómez (Madrid, 1957) es el nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears en sustitución de Antoni Terrasa. Tras su ingreso en la Carrera Judicial en noviembre de 1982, prestó servicio en juzgados de Santa Coloma de Farners, Barcelona y Palma y, siete años después, se incorporó como magistrado a la Audiencia Provincial de Baleares. En este órgano judicial permaneció hasta 1999, cuando cesó al ser nombrado director de la Escuela Judicial. Tres años después se volvió a incorporar al servicio activo en la Audiencia Provincial balear, de la que fue elegido presidente en 2004. En 2018 fue nombrado magistrado de la Sala Civil y Penal del TSJIB.

Fiscalía Anticorrupción ha interpuesto un recurso de apelación contra el auto del magistrado Carlos Gómez que exime de enviar a juicio al juez Manuel Penalva y al exfiscal Miguel Ángel Subirán por organización criminal, detenciones ilegales, amenazas o coacciones, entre otros. Los fiscales Tomás Herranz y Fernando Bermejo consideran que el instructor -ahora presidente del TSJIB- ha rebasado sus funciones ya que entra a valorar la culpablidad de los investigados y la naturaleza delictiva de los hechos, unas funciones que corresponden desarrollar en un juicio oral y no en fase de instrucción.

Ni organización criminal, ni detención ilegal ni coacciones. Para Carlos Gomez, magistrado del TSJIB que instruye la causa contra el juez Manuel Penalva, el exfiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán y tres antiguos policías de Blanqueo, las presuntas irregularidades cometidas por todos ellos en el Caso Cursach se ciñen a filtraciones a la prensa.

Informe policial 8 de la investigación a Penalva Y Subirán

Y después del testigo protegido 29 y la Madame, es el turno de 'El Ico'. La Policía Nacional ha entregado al TSJIB el informe acerca de las declaraciones presuntamente falsas del hijo de la Paca a lo largo de la instrucción del Caso Cursach que habrían propiciado la detención o ingreso en prisión de policías locales y funcionarios de Palma. “Parece que lo ocurrido fue algo parecido al caso de la ORA. Los investigados (Penalva y Subirán) contaron con una serie de testigos (El Ico, el testigo Protegido 16 y 26 y empresarios de la noche multi-infractores) a los que se les indicó que los policías cobraban mordidas y se quedaban con sus locales, lo que conllevó a nuevas declaraciones incriminatorias”, indica el informe al que mallorcadiario.com ha tenido acceso.

Este miércoles en el TSJIB

El antiguo subinspector del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional y la regidora Angélica Pastor declararán este miércoles en el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), dentro de la pieza que investiga al juez Manuel Penalva y al ex fiscal Miguel Ángel Subirán, quienes estuvieron al frente del conocido como 'caso Cursach'.

Declaración de la testigo protegido 31 de la causa

El castillo se desmorona. Uno de los pilares del caso Cursach, la testigo protegido 31 conocida como 'La Madame', ha apuntado directamente al juez Manuel Penalva y el ex fiscal anticorrupción, Miguel Ángel Subirán, como artífices de la construcción de todo el relato falso que ha sostenido la causa judicial. Para ello, según la investigada, la habrían obligado a mentir en cuestiones capitales como la agenda del supuesto -e inexistente- burdel o el reconocimiento de policías locales.

El juez Enrique Morell ha abierto juicio oral contra cinco de los cien imputados en la causa matriz del denominado Caso Cursach. Para todos los demás -entre los que se encuentra el magnate de la noche, su mano derecha Tolo Sbert, los políticos Álvaro Gijón, José María Rodríguez o Pilar Carbonell-, se ha sobreseído el caso, según un auto al que ha tenido acceso mallorcadiario.com

Informe número 6 de la investigación policial acerca de las supuestas irregularidades en la instrucción del Caso Cursach por parte del juez Manuel Penalva, el exfiscal Miguel Ángel Subirán y antiguos policías de Blanqueo. El extenso informe de 415 páginas -al que mallorcadiario.com ha tenido acceso- se centra en el papel clave del Testigo Protegido 29 cuya declaración ha llevado a la cárcel a dos personas y que a ojos de los instructores policiales, carece de escrúpulos. "Avalado por los investigadores (...) no habría dudado en acusar de la forma más temeraria posible a múltiples personas de hechos presuntamente falsos, a sabiendas de su falsedad y en una pavorosa unidad de acción y a cambio de conseguir unos beneficios propios". El hombre, imputado ahora en la causa que dirige el TSJIB, deberá declarar el 16 de septiembre.

El juez accede a la petición de las acusaciones particulares y decreta la búsqueda y detención de la Madame del caso Cursach.

Se le complica el panorama a la Madame del Caso Cursach. La testigo protegida 31 deberá entrar en prisión y cumplir una pena de nueve meses después de haberse negado a pagar la multa de 720 euros por una sentencia previa. Además, la mujer no se ha presentado este jueves a la cita con el TSJIB en el marco de las declaraciones del caso ORA y las acusaciones particulares han solicitado que se le ponga en búsqueda y captura.

Una decena de personas que fueron investigadas en el caso ORA han afirmado este martes en el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) que se sintieron presionados por el juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán en sus declaraciones.

La defensa de la Asociación Java, que representa a policías locales afectados por la presunta instrucción irregular de Penalva y Subirán en el Caso Cursach, ha presentado un recurso de reforma al auto de Carlos Gómez con el que el magistrado del TSJIB da carpetazo a la investigación al juez y exfiscal y abre la puerta a juzgarlos sólo por revelación de secretos y no por el rosario de delitos que las defensas, instructores policiales y Anticorrupción les atribuyen, entre los que destacan organización criminal, detención ilegal y coacciones.

Francisco Tomás Fernández Cortés, 'El Ico', se ha negado a declarar este lunes ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) y se ha limitado a señalar que "nunca ha mentido" en sus declaraciones como testigo en la macrocausa de corrupción de la Policía Local de Palma.

Macrocausa de corrupción policial en Palma

El antiguo subinspector del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional ha defendido este miércoles, ante el magistrado Carlos Gómez, su actuación en la macrocausa de corrupción policial de Palma y sus derivadas, entre ellas el 'caso Cursach'. El agente ha comparecido a declarar como imputado en el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB).

Nunca ha mentido en sus acusaciones y asegura que ni Penalva ni Subirán le coaccionaron ni aleccionaron sobre lo que debía testificar. Así se ha pronunciado el testigo protegido 29 del caso Cursach durante su declaración como investigado ante el TSJIB.

Los testigos protegidos 29 y 31 del Caso Cursach ya no lo son. El titular del Juzgado 12 ha acordado retirar dicha condición a Daniel C. A. y a María José L. A., dos de las piedras angulares de la instrucción de Manuel Penalva y Miguel Ángel Subirán.

El último juez instructor del Caso Cursach, Enrique Morell, ha sido suspendido de sus funciones durante 15 días por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) al considerar que Morell ha incurrido en “una falta muy grave” por no abstenerse en una causa en la que Penalva y Subirán figuraban como denunciantes cuando sí lo había hecho unos meses antes en razón de la “amistad íntima” que une al juez con Manuel Penalva.

El TSJIB tiene abierta una investigación contra él y el juez Penalva

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este martes una resolución con la que el Ministerio de Justicia declara la jubilación del fiscal Miguel Ángel Subirán, actualmente con destino en la Fiscalía de Baleares y de baja.

El exdiputado y exconcejal del PP Álvaro Gijón ha defendido este miércoles ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) que no había motivos para detenerle a él o a sus familiares en el caso ORA.