www.mallorcadiario.com

trata de personas

La Policía Nacional ha desarticulado una organización delictiva dedicada, presuntamente, a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. La red estaba compuesta por ciudadanos brasileños y españoles, contando con una amplia red de colaboradores especialistas en tramitar cartas de invitación fraudulentas. Los investigadores estiman que habrían obtenidos un beneficio de más de 200.000 euros, dinero que era enviado a Brasil y Paraguay en pequeñas cantidades. La investigación ha culminado con la entrada y registro de cuatro inmuebles y la detención de 15 personas. Un club de alterne situado en Graja de Iniesta (Cuenca) ha sido clausurado por orden judicial.

Imágenes de la Guardia Civil que, en el marco de la denominada operación 'Ayote', ha desarticulado un grupo criminal que se había especializado en la trata de seres humanos para el cuidado en España de personas de avanzada edad, con enfermedades graves o algún tipo de dependencia.

En clubes de alterne

Una joven de 23 años que era forzada a prostituirse en clubes de alterne de Mallorca ha sido rescatada por agentes de la Policía Nacional en una operación en la que han sido detenidos una mujer y su pareja por trata de personas para su explotación sexual, según ha indicado hoy la Policía Nacional.

  • 1

Obligaron a una mujer a abortar cinco veces

Agentes de la Policía Nacional han liberado en Alicante a dos víctimas de trata de seres humanos prostituidas en España. La operación ha culminado con la detención de cuatro miembros de la organización criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres procedentes de Nigeria. Uno de ellos, de origen nigeriano, ha sido detenido por la UCRIF cerca Poligono de Levante de Palma. Tras la detención, el juez decretó su ingreso en prisión. Según han informado fuentes policiales, cuando el cabecilla se iba de Alicante, el de Palma se trasladaba a Alicante a hacer sus funciones. Las víctimas se encontraban en una situación de total vulnerabilidad al desconocer el idioma y carecer de documentación y dinero, habiendo contraído una deuda con sus captores de 35.000 euros.