www.mallorcadiario.com

Baleares necesita más labor pedagógica en Madrid

miércoles 22 de enero de 2020, 00:00h

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, acudió este martes a Madrid para protagonizar el desayuno informativo organizado por el Executive Forum España. El encuentro, celebrado en el Hotel Westin Palace de la capital, permitió a la presidenta balear explicar una realidad que a menudo no es entendida fuera de las Islas. Ante un público formado esencialmente por empresarios y políticos, Armengol explicó las singularidades de Baleares con el objetivo principal de reclamar una mayor financiación y mejores servicios.

Desde hace años, el cliché acuñado en Madrid sobre Baleares retrata una comunidad rica, con un alto nivel de vida y excelentes servicios, características que no se corresponden con una realidad que está marcada por la insularidad y los costes añadidos que ello conlleva. El escaso peso demográfico de Baleares en el conjunto del Estado, además, no ayuda a tener una voz fuerte en la capital, lo que convierte a actos como el de este martes en altavoces necesarios para dar a conocer los intereses de los ciudadanos de esta comunidad.

Armengol reclamó asuntos que ella misma tendrá que defender ante la Administración central: régimen fiscal, financiación, ayudas a la vivienda... En las islas el catálogo es tan conocido como necesario. Pero recordarlo en Madrid, ante un público con un elevado nivel de influencia, es una acción que debería repetirse más. No basta con reclamar ante el Gobierno central lo que es justo, sino que es necesario también hacer pedagogía sobre la infrafinanciación, el aumento de población -a la cabeza de las cifras nacionales-, la demanda de servicios, la falta de competitividad derivada de los costes de insularidad, los problemas de acceso a la vivienda o la obsolescencia de muchas infraestructuras, principalmente ligadas al turismo o al medio ambiente.

Baleares no es el paraíso que desde la Península se quiere percibir. Los problemas son muchos y variados; con consecuencias similares a los que sufre la "España vaciada", como Francina Armengol señaló ante los asistentes a su conferencia. La presidenta, y el Govern en general, deberán esforzarse no sólo en los despachos ministeriales, -con el aval de haber sido punta de lanza de políticas que ahora se quieren desarrollar desde el nuevo ejecutivo de Moncloa- sino en todos aquellos foros en los que se pueda variar la imagen esteorotipada de Baleares para acercarla lo más posible a la realidad.


Compartir en Meneame