www.mallorcadiario.com

De himnos, banderas, pitos y educación

martes 24 de abril de 2018, 05:00h

El pasado sábado se disputó la final de la Copa del Rey de fútbol entre el Sevilla y el Barcelona; como en todo acto al que acude el Jefe del Estado sonó el himno nacional que fue tarareado por unos, escuchado por otros y silbado por unos terceros, que en este caso sólo demostraron su pésima educación.

Es evidente que los himnos no son canciones y las banderas no son trapos. Ambos representan sentimientos profundos de los ciudadanos que por ellos son representados y la falta de respeto hacía alguno de esos símbolos es reprochable y demuestra la mala educación de quien se pronuncia ofensivamente contra esos símbolos y por ende contra el país y los ciudadanos que representa. Si por escribir que me parece de mala educación que piten al himno español, que lo es desde el Siglo XVIII bajo el reinado de Carlos III (salvo breves períodos que lo sustituyó el himno de Riego), me quieren llamar facha, háganlo, pero están muy equivocados.

Para reseñar que un himno es un sentimiento intenso es preciso, en mi caso, acudir al cine; una de las escenas más emotivas de Casablanca se produce cuando unos oficiales alemanes se ponen a cantar en el café de Rick. La reacción de Laszlo no se hace esperar y ordena a la banda (con la aquiescencia de Rick) que toque la Marsellesa, símbolo de la libertad. Los alemanes terminan derrotados en la escena. ¿Es Laszlo un facha por cantar la Marsellesa? Justo lo contrario, es un héroe de la libertad.

En los pasados Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, en 2016, alguien tan poco sospechoso de ser facha como Usain Bolt interrumpió una entrevista a TVE porque se iniciaba una ceremonia de entrega de medallas y sonaba el himno de Estados Unidos, y había que respetar el momento del himno, Bolt es jamaicano, pero es educado.

Es célebre la falta de “finezza” y educación de Rodríguez Zapatero en un desfile cuando no honró la bandera americana en 2033, el Presidente Bush no le recibió nunca, el Presidente Clinton en un acto no quiso saludarle y el Presidente Obama tardó en recibirle; como venganza se presentó a la reunión con el Presidente Obama en la Casa Blanca con sus hijas vestidas de brujas.

La Senyera, la cuatribarrada, representa a los territorios que hoy conforman Catalunya al menos desde 1150 en tiempos de Pere IV el Ceremoniós; fue un privilegio que otorgó que todos los territorios, y sus ciudadanos, que estaban bajo la Corona de Aragón pudiesen ostentar la Senyera, así ocurrió con el condado de Barcelona primero y después con el Principado. A mí no se me ocurre pitar els Segadors cuando está sonando, probablemente no me lo consentirían en ningún lugar de Catalunya y con razón. No debemos olvidar que la educación tiene mucho que ver con la reciprocidad.

He heredado la costumbre de mi Padre de ir con sus hijos (mis hermanos y yo) a la Festa de l’Estendard, ahí estoy puntualmente cada año con mis hijos. Si cuando plantan o retiran los concejales de Palma el Pendón Real y suena la Balanguera alguien a mí alrededor la pitase, -pese a ser un pésimo ejemplo para mis hijos el encararme con él, aunque defender los principios si sería un buen ejemplo,- me encararía con él y le exigiría respeto. Es mi Himno y mi Bandera. Si quieren llamarme facha, repito, háganlo, pero seguirán estando equivocados. Que pasen un buen día.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

Foro asociado a esta noticia:

  • De himnos, banderas, pitos y educación

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    186631 | engañado - 24/04/2018 @ 11:23:40 (GMT+1)
    Soy un facha como usted.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.