www.mallorcadiario.com

¿Dónde ha ido a parar la coherencia?

viernes 02 de agosto de 2013, 09:14h
Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos, yo añadiría ahora, que la coherencia es lo menos coherente que existe.

Entrando en materia, se puede decir que la coherencia es el comportamiento más adecuado que debemos mantener  a lo largo de nuestra vida, se basa en los principios establecidos por nosotros mismos ya sea en lo familiar, social o religioso.

Siendo coherentes, somos capaces de desenvolvernos con mayor eficiencia, pues para ser coherentes es necesario ser honesto, responsable y en lo personal ser sincero con nosotros mismos y con los demás. Mediante la coherencia, reforzamos nuestro carácter y desarrollamos algo tan escaso hoy día como la prudencia.

Pero ser coherente no resulta fácil, la mayoría de las personas sufre de una susceptibilidad excesiva a la influencia de otras personas, al medio en que se desenvuelve; en ocasiones por temor se calla y se evita contradecir a los otros por miedo al rechazo o la reprimenda. La necesidad de ser aceptados supera el derecho y deber a ser coherente con lo que se hace y con lo que se dice.

Al actuar de esta forma, el criterio se va deformando y  llegamos a posponer la defensa de nuestros principios en pos de los de los otros. Evidentemente lo razonable y coherente es mantenerse firme a costa de lo que sea: opinión, amistad, trabajo o aquello que pueda estar en juego.

Viviendo como vivimos en la era de la reputación, ser coherente es un valor añadido fundamental para las personas y para las empresas. Puesto que no serlo implica la pérdida de  los valores intangibles y supone un perjuicio para la visibilidad de la marca o la persona.

Por fin, las empresas comienzan a valorar y entender lo importante que es mantener su notoriedad. En días pasados la marca de alimentación para perros Royal Canin tomó la acertada decisión de disculparse públicamente, después de que en los medios se publicara que había patrocinado una pelea de perros contra un oso encadenado. El evento que no era ningún invento ni bulo, había quedado reflejado en un vídeo que una organización de lucha por los animales se encargó de difundir en todos los medios.

Lógicamente la noticia corría como la pólvora. Organizaciones y particulares en foros y redes sociales, criticaron duramente a la marca que tiene como lema “respetar a la naturaleza animal de perros y gatos”.

Lo dicho, la coherencia es un conjunto de proposiciones o creencias que nos mantienen firmes y que en la sociedad del siglo XXI ensalza o destruye a personas y empresas.

 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios