www.mallorcadiario.com

El deplorable escaqueo del STEI

lunes 23 de marzo de 2020, 13:48h

Ante la situación completamente excepcional que se vive, no solo en España y en Balears, sino a nivel mundial, aparecen casos heroicos de personal sanitario infectado en acto de servicio por el Covid-19. Ya hemos alcanzado la cifra de 3.910 sanitarios contagiados por el coronavirus, 48 de ellos en nuestra Comunidad Autónoma, lo que representa el 14,5% de los contagiados. Son los más expuestos porque están en primera línea, atendiendo a los enfermos y cuidando de quienes más lo necesitan. Pese al riesgo que sufren, ¿ustedes han oído alguna queja? Son responsables, abnegados y solo reclaman algo más que justo y necesario: trabajar debidamente protegidos y con los equipos de protección individual adecuados. Nada más. Y nada menos.

Contrasta su disposición a colaborar en lo que les corresponde y el valor que demuestran a diario, algo que diariamente reconoce la ciudadanía aplaudiéndoles para infundirles ánimo y coraje, con la actitud deplorable que demuestran algunos docentes sindicalistas del sistema educativo público de Balears. El sindicato STEI, mayoritario en el sector, cree que es imprudente que se les encargue a los directivos de los centros docentes la entrega de las tarjetas prepago con las que 6.152 niños usuarios del servicio de comedor y ayudas individualizadas de comedor podrán seguir alimentándose por cuenta del Govern. El STEI aplaude la medida pero quiere que lo hagan otros. Un comportamiento ejemplar como es de ver.

No hemos oído a camioneros, repartidores, personal de correos, policías, gruistas, ambulancieros, auxiliares de farmacia, conductores de bus, dependientas de supermercado, etc. tratar de escaquearse de una forma tan deplorable y lastimosa como pretende el STEI. Y no cabe descartar que consigan su objetivo, porque el Govern balear y la Conselleria d'Educació acostumbran a hacer lo que ellos mandan y a quien tanto deben estar gobernando. Pero hay límites que no pueden sobrepasarse en una situación como la que ahora atravesamos. Todo el mundo debe arrimar el hombro en la medida en que sea posible y los docentes no pueden ser menos ni tener 'cera del Corpus'.

Si reclamasen medidas de protección a la hora de atender a los familiares de los niños que deben recoger el cheque, su actitud podría entenderse y habría que apoyarles, pero no es eso lo que piden. Reclaman, con una actitud, cobarde y miserable, que lo hagan otros y no ellos, porque afirman que hay riesgo de contagio. Algunos incluso quieren endosar el muerto a los militares de la UME, que ya hay que ser miserable. Pero estoy convencido de que la ocurrencia del sindicato no será atendida porque quiero pensar que no la secundan la mayoría de equipos de dirección de los 340 centros públicos afectados. Si no fuera así, la escuela pública está mucho peor de lo que sospechábamos. Con el STEI a la cabeza.


Compartir en Meneame