www.mallorcadiario.com

El mal negocio de Cort con las terrazas

jueves 10 de octubre de 2019, 00:00h

La presión que el Ayuntamiento de Palma viene ejerciendo sobre los bares y restaurantes con terrazas está teniendo un efecto nocivo en las cuentas municipales. La decisión municipal de ir reduciendo progresivamente el espacio ocupado por los negocios de restauración en plazas y aceras ha provocado un desplome radical en los ingresos municipales procedentes de las tasas que se abonan en concepto de ocupación de la vía pública.

Según datos publicados por mallorcadiario.com, la previsión más optimista apunta que la recaudación de 2019 superará ligeramente el millón de euros, una cifra inferior a la media de lo ingresado los últimos años y, concretamente, muy por debajo de los 2,4 millones que se llegaron a ingresar en 2016, año en el que la curva de ingresos empezó una clara línea descendente.

La tasa por instalación de terrazas llegó a suponer una importante fuente de ingresos para las arcas municipales, que del 2011 al 2016 recaudaron 11 millones de euros por este concepto; una cifra nada desdeñable para una institución que suele aducir problemas de liquidez a la hora de acometer la mayoría de sus proyectos.

La caída de la recaudación por uso de la vía pública no es el único perjuicio que conlleva la reducción -en número y en extensión- de las terrazas. Hay que añadir la caída de la facturación de los negocios, la consiguiente reducción en el cobro de otros impuestos o el menor ingreso por cotizaciones a la Seguridad Social que supone la lógica reducción de personal que conlleva atender negocios más reducidos.

Ningún criterio económico respalda la insistencia del actual gobierno municipal por renunciar a estos ingresos seguros, a no ser que se le ocurra idear nuevas fórmulas impositivas que compensen la pérdida y que acaben perjudicando al conjunto de los ciudadanos. Reducir los recursos que demandan bares y restaurantes acaba siendo un mal negocio para Cort, una administración que debería apuntar hacia todo lo contrario: apoyar las iniciativas empresariales que fomentan el desarrollo de la economía y la creación de puestos de trabajo.


Compartir en Meneame