www.mallorcadiario.com

Erasmus, rompiendo prejuicios

martes 05 de junio de 2018, 08:00h

Con la llegada de junio, se acerca la finalización del curso universitario y con ello, la conclusión de los programas de movilidad. En mi caso, este mes de junio finalizo el llamado programa universitario ERASMUS, promovido por la Unión Europea con gestión estatal para facilitar el intercambio de estudiantes de grado en centros universitarios europeos. El artículo de hoy es, sin lugar a dudas, una defensa a favor de este tipo de experiencias por varios motivos que explico a continuación.

Es una experiencia lingüística, porque en mi caso estando en Suecia, estás bajo una inmersión lingüística en inglés. Con compañeros del resto de Europa, De Francia a Turquía, pasando por Lituania y Alemania. Y no tan solo europeos, también gente venida del continente asiático, predominando, Hong Kong, Taiwán, China,... El esfuerzo por el perfeccionamiento de una lengua mundial y universal como el inglés, te lleva a estar las 24 horas del día en una atmósfera como ésta. Y no tan sólo inglés, ya que la asistencia a cursos voluntarios de sueco, no te facilita el dominio de esta lengua nórdica –no son suficientes 5 meses–, pero te permite conocer un poco más a fondo, las raíces lingüísticas e históricas del país donde resides.

En segundo lugar, es una experiencia social. Decía Roger Montañola, presidente de la asociación Twenty 50, que una de las razones para fundar dicha entidad fue la necesidad de compartir experiencias y conocimiento entre una misma generación. Gracias o como consecuencia de la globalización, hoy en día, un mallorquín de 22 años comparte más con un taiwanés de 22 que con un mallorquín de 50. El uso de las tecnologías, problemáticas comunes como el acceso a la vivienda o las perspectivas de futuro, sin ir más lejos. De aquí la importancia de la juventud. Pese a disfrutar de una cultura propia, el hecho de estar en el extranjero te permite agrupar los estudiantes por grupos más homogéneos según su procedencia. Así, es muy sencilla ver la distinción entre europeos del sur y europeos del norte. Y a pesar de todo, las múltiples coincidencias que tenemos los europeos con gente que proviene de Hong Kong y otras partes muy occidentalizadas de Asia.

En terer lugar, fortalecer el proyecto europeo. Una de las mayores dificultades de realizar una unión –de momento económica y comercial– entre países como la comunidad europea es la falta de vínculos entre ciudadanos de diferentes regiones del continente. Con la democratización del transporte aéreo y ferroviario y con la supresión fáctica de fronteras, estamos iniciando un proceso de encuentro y reunión con otras sociedad, hasta entonces desconocidas. Proyectos de movilidad como el Erasmus permiten fortalecer la idea de Europa como un gran espacio de encuentro y sobretodo, un espacio de futuro de ciudadanos libres con unos sistemas –democracias liberales– muy parecidos.

Pese a la cantidad inmensa de pros y ventajas, no puedo terminar sin la correspondiente crítica. Necesaria, a mi entender. El proyecto Erasmus cuenta con una financiación muy muy baja. Lo expliqué en una entrevista en la Cadena Ser gracias al interés de la periodista Maitane Moreno. Las cuantías y el momento de los pagos son tardíos e insuficientes. No dan ni para pagar el alquiler de 5 meses. Imagínense. Por eso, para avanzar hacia un proyecto de intercambio realmente igualitario para todos los estudiantes, se debería rediseñar la financiación y hacer una apuesta decidida por parte de Europa (que es quien aporta principalmente los fondos), por parte de los Estados Miembros (que son quienes gestionan los fondos sin aportar significativamente) y por supuesto, por parte de las regiones europeas, es decir, de nuestras Comunidades Autónomas, empezando por Baleares donde la apuesta de los últimos 15 años en movilidad europea ha sido exactamente de 0 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.