www.mallorcadiario.com

Espero equivocarme

Por Sebastián Urbina
miércoles 30 de junio de 2021, 05:00h

El Imperio Romano (27 a.C./476 d.C.) no se desmoronó por una sola causa. Numerosos historiadores esgrimen diferentes causas y no hay acuerdo en el diagnóstico. Pero, a pesar de las diversas crisis económicas, guerras, pestes, invasiones e incluso derrotas militares, por ejemplo, contra el Imperio Sasánida, sobrevivió hasta el año 476.

Hay dos aspectos centrales que condujeron al desmoronamiento del Imperio Romano. Primero, la pérdida de capacidad del Estado romano de ejercer control y dominio, tanto de sus fuerzas armadas como de su administración civil. El Estado romano ya no estaba en condiciones de monopolizar la llamada ‘violencia legítima’.

Segundo, la invasión de los ‘bárbaros’. Tuvieron suficiente fuerza como para establecer su propia autoridad en los territorios que ocupaban. Zonas teóricamente controladas por Roma, pero no en la práctica.

No equiparo la invasión de los ‘barbaros’ con la actual inmigración ilegal incontrolada. Pero hay aspectos comunes que son preocupantes. Por eso, espero equivocarme en mi diagnóstico.

Por ejemplo, Molenbeek. Uno de los diecinueve municipios de la región de Bruselas. Posee una importante comunidad musulmana desde los años 80. En 2013, la comunidad musulmana alcanzó un porcentaje del 40% en este municipio de Bruselas, con una población de casi cien mil habitantes. Cerca de la mitad de la comunidad musulmana de Molenbeek procede de Marruecos.

En junio de 2017, O.Z, un hombre de 36 años y nacionalidad marroquí entró en la Estación Central de Bruselas. A las 20.44 se acercó a un grupo de pasajeros gritando y se produjo una explosión parcial que no dejó heridos. El hombre dejó el equipaje ardiendo y bajó a las plataformas persiguiendo al jefe de Estación. Hubo una segunda explosión más fuerte en una maleta, que contenía pequeñas bombonas de gas. Después, volvió al 'hall central', se acercó a un soldado gritando "Alá es grande" y fue abatido por un militar. Murió allí, aclaró el portavoz de la Fiscalía belga, Eric Van Der Sypt.

Los supuestos cerebros del 11-M en Madrid, Hassan El Haski y los hermanos Mimoun y Youssef Belhadj, también residían en este barrio. Mehdi Nemmouche, francés de origen argelino, que atentó contra el museo judío de Bélgica el 24 de mayo de 2014, también preparó sus ataques en Molenbeek.

Amedy Coulibaly, francés de origen maliense que en enero de 2017 asesinó a cinco personas e hirió a otras diez en el ataque terrorista a un supermercado judío en Porte de Vincennes, también salió de este barrio. Y para no extenderme demasiado, termino com Hassan el Haski, uno de los autores intelectuales de las matanzas del 11 de marzo de 2004, en Madrid. Vivió "estancias prolongadas" en Molenbeek.

¿Qué importancia tiene esto? Lo más importante es que en este barrio de Molenbeek no entra la policía, ni los no musulmanes. En términos generales, son espacios que viven al margen- en gran medida- de las leyes democráticas.

Esto no sería tan grave si Molenbeek fuese el único barrio de Europa en el que el Estado procura no meter las narices. La policía no entra en este barrio porque los musulmanes podrían sentirse provocados y organizar actos vandálicos. Y la progresía- medios de manipulación incluidos- protestaría indignadísima por la ‘provocadora’ intromisión policial.

Lo peor es que, en Europa, hay muchos Molenbeek. ¿Qué significa esto? Que en muchos barrios de las grandes ciudades europeas- como antes en Roma- hay zonas controladas por los propios ‘bárbaros’. O sea, no rigen las leyes democráticas. O solamente las que ellos deciden. ¿Qué hace el Estado? Disimular su impotencia. ¿Qué hacen los medios de difusión/manipulación? Mirar para otro lado. Salvo excepciones. ¿Y eso? Porque temen ser llamados ‘fachas’, ‘xenófobos’ o ‘racistas’.

Por el bien de nuestra salud moral, política y física, espero que haya millones de ciudadanos preocupados por esta peligrosa situación. Si los hay, tenemos alguna esperanza. Si la mayoría de la gente es tan cobarde y estúpida como la mayoría de los políticos y los siervos mediáticos subvencionados, y no está dispuesta a defender los valores democráticos (no el ‘buenismo’, cretino e irresponsable), tenemos un porvenir muy negro.

Mientras los medios europeos llenaban sus portadas con cualquier cosa, la sentencia condenatoria a los acusados- musulmanes pakistaníes- por la mayor trama de abusos sexuales a menores del Reino Unido, fue silenciada por no ser ‘políticamente correcta’. ¡Repugnante!

El informe de la profesora Alexis Jay, en 2014, destapaba uno de los mayores escándalos sexuales en la historia del Reino Unido. Al menos 1.400 niños fueron víctimas de una explotación sexual "atroz" en Rotherham desde 1997 hasta 2012, con la complicidad de las autoridades, que no tomaron medidas contra los agresores ‘para no herir sensibilidades’. ¿Lo sabía?

¿Quién calló? Profesores, policías, políticos y periodistas.

La confluencia de dos aspectos nos conducirá al hundimiento de Europa. Espero equivocarme. Primero, el aumento numérico de los ‘bárbaros’ que no aceptan las leyes democráticas y odian a Occidente. ¿Son expulsados? No. Buena parte de ellos, siguen en los barrios, como Molenbeek, en que las autoridades evitan entrar.

Segundo, muchos políticos, policías, profesores y periodistas que, ante la atrocidad sexual sufrida por miles de niños en el Reino Unido, a manos de musulmanes pakistaníes, miraron para otro lado. Cuando se ignora algo tan monstruoso como el abuso de menores, porque no es ‘políticamente correcto’ denunciarlo, es que vivimos en una sociedad moralmente enferma y decadente. Y progresista. ¿Podrá sobrevivir?

Según Infobae, el jefe de la policía de Estocolmo, Lars Alversjo, ha declarado que, “hay niveles de violencia como nunca se han visto en el país- por la aplicación de la sharía- y hay 62 zonas de Estocolmo (primer semestre 2017) que están quedando fuera de la esfera del Estado’’.

El Consejo de Europa apoya a los golpistas catalanistas, insulta a España -equiparándonos a Turquía- y desprecia el sistema judicial español.

España ocupa el lugar número 19 (Turquía 110) de una lista de 165 países que integran el Democracy Index, la clasificación anual elaborada por The Economist Intelligence Unit (EIU).

Todo mi desprecio para la chusma progre del Consejo de Europa. Y para los separatistas antiespañoles y sus cómplices: PSOE (principal traidor), Podemos, filoetarras, Obispos...

Se hace cumplir la legalidad a los ciudadanos, pero se premia a unos delincuentes que quieren reincidir. ¿Democracia bananera/socialista?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios
Compartir en Meneame