www.mallorcadiario.com

Este debate es más necesario que nunca

domingo 24 de marzo de 2019, 02:00h

Hoy en Madrid se celebra la Manifestación SI A LA VIDA convencidos del valor insustituible de toda vida humana, cuya defensa se asume como un reto para romper ese silencio intencionado sobre uno de los peores males de nuestro siglo: el aborto.

“La aceptación social del aborto es lo más grave que ha ocurrido en el siglo XX sin excepción”. La cita es de Julián Marías y este tema se ha convertido en uno de los más terribles tabús en Occidente: quienes defienden la licitud de eliminar a los niños antes de que nazcan se van quedando sin argumentos a la luz de los últimos avances en genética y embriología y no les queda más que refugiarse en un voluntarismo irracional que funciona a base de eslóganes, gritos y amenazas, que eleva el aborto a la categoría de lo “sagrado intocable”, un "nuevo derecho" pero donde ya no cabe la reflexión serena y rigurosa.

Pero tenemos el convencimiento de que no podemos guardar silencio sobre un tema tabú pero que tiene enormes consecuencias. Es paradójico que los más sutiles análisis demográficos mantienen un increíble silencio sobre el aborto. Más de dos millones de abortos en los últimos treinta años dejan huella demográfica. ¿Cómo se pasa por alto un dato de tal magnitud?.

Es un fenómeno, este del aborto, sin el que no puede entenderse el malestar de fondo que recorre la cultura occidental y que nos lleva a proponer una audaz hipótesis que va cobrando sentido la raíz profunda de la desmoralización que sufrimos está en el desprecio a la vida humana, manifestado en prácticas como el aborto o la eutanasia. La aceptación social y legal del aborto primero y de la eutanasia después constituye el big bang que ha generado un nuevo tipo de cultura.

Así, la raíz de los males que sacuden nuestras sociedades permanece oculta, es el tabú de nuestro tiempo, algo sobre lo que no queremos pensar (no sea que lleguemos a conclusiones incómodas) y que incluso preferimos ni nombrar, como si el negarle la palabra anulase su existencia, un poco como aquellos niños que, tapándose los ojos creen que hacen desaparecer aquello que les amenaza.

Hay que hablar, hay que analizar, hay que reflexionar, hay que argumentar. Aun sabiendo que la inmensa mayoría de los defensores del aborto no quieren escuchar pero también sabiendo que es crucial romper esa barrera de silencio impuesta por la corrección política.

El fanatismo abortista de una izquierda escasa de argumentos, la miopía e incoherencia de una derecha complaciente y cobarde capaz de sacrificar la vida de miles de niños en aras a su bienestar económico, el síndrome postaborto, el papel de las organizaciones supranacionales como naciones Unidas en la imposición del aborto a los países necesitados de ayudas, en lo que supone un neoimperialismo de la muerte, son debates que han sido silenciados y que deben devolver a la arena pública y más este año con las dobles elecciones a que nos enfrentamos.

Sí, es preciso romper el artificial silencio que se ha decretado sobre el aborto. Este debate es más necesario que nunca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.