www.mallorcadiario.com

La opa hostil de Podem

lunes 17 de octubre de 2016, 04:00h

Cuando en julio de 2015 los partidos de izquierdas firmaron un acuerdo de gobernabilidad que bautizaron con el nombre de “Acords pel Canvi”, todo fueron sonrisas y felicitaciones ante la posibilidad de apartar a la fuerza más votada en las elecciones autonómicas de mayo, el Partido Popular, y enviarlo a la oposición. El pacto de PSIB, Més y Podem logró investir presidenta del Govern a Francina Armengol, que conformó un gobierno con miembros de su propia formación, el PSIB, y de Més. Sin embargo, Podem rehuyó formar parte del Ejecutivo autonómico y solo aceptó darle apoyo parlamentario supeditándolo al cumplimiento de los acuerdos suscritos. Y así tenemos a los podemitas sosteniendo al Govern, pero a la vez ejerciendo de oposición crítica, tensando la cuerda a la mínima oportunidad y amenazando continuamente con que, si no se da un “golpe de timón”, habrán de valorar la situación.

Según se desprende de la encuesta que mallorcadiario.com realizó entre sus lectores, 6 de cada 10 opina que ven capaz a Podem de romper el pacto con PSIB y Més y 4 de cada 10 sostiene que no les ven capaces de tal ruptura. La última advertencia, posiblemente la más seria, lanzada por los de Alberto Jarabo, siguiendo instrucciones de Pablo Iglesias, es que si el PSOE eventualmente se abstiene en una nueva sesión de investidura y así permite que Mariano Rajoy revalide como presidente del Gobierno, la ruptura de Podem con los socialistas estaría cantada. No en vano sostienen que el voto a Rajoy es incompatible con los “Acords pel canvi”, lo que es toda una declaración de intenciones.

A Podem no le conviene de ningún modo llegar hasta el final y reforzar una imagen de éxito en la presidencia de Francina Armengol y pronto irán a por ella

Cuando pronto se cumplirá año y medio desde la formación del Govern, es poco realista creer que el pacto entre socialistas, ecosoberanistas y podemitas se mantendrá hasta el final de la legislatura. Entre otras cosas, porque a Podem no le conviene de ningún modo llegar hasta el final y reforzar una imagen de éxito en la presidencia de Francina Armengol y pronto irán a por ella. A fin de cuentas, en las elecciones generales Podem ya supera al PSIB y lo lógico es que intenten calcar la fórmula y sobrepasarles también en las elecciones autonómicas, sea como sea. Pronto se verá un endurecimiento de las posturas de Podem que paulatinamente llevará a la ruptura de un pacto de conveniencia que no puede durar en el tiempo por una cuestión de estrategia electoral. A no ser que Podem entre en el Govern y cargue con su parte alícuota de responsabilidad en la acción de gobierno, en lugar de únicamente exigir y tirar de la cuerda.

Al margen de lo que pueda suceder tras una sesión de investidura donde nadie puede predecir el resultado final y menos cuando se comprueba que el PSOE está absolutamente dividido, con diputados como Pere Joan Pons y Sofía Hernanz advirtiendo de que están dispuestos a romper la disciplina de voto, Podem está esperando la oportunidad para lanzarse con todo a por el electorado socialista y liderar así la izquierda. Es ingenuo y pueril que el PSIB no vea la opa hostil que se le avecina.

Compartir en Meneame